Alineándose con las cuatro fases de la luna

Alineándose con las cuatro fases de la luna

La luna se representa a menudo como símbolo de lo femenino. Una encarnación del ritmo del tiempo. Una metáfora de los ciclos de la feminidad. Y una hermosa fuerza que puede impactar todo, desde las olas del océano hasta nuestras emociones.

El calendario lunar todavía se usa en algunas tradiciones hoy en día, y para muchos amantes de la luna de hoy en día, su energía marca una conexión más profunda con nuestra intuición y naturaleza estacional. Trabajar con la luna, dice la intuitiva Aarona Lea, nos brinda la oportunidad de verificarnos regularmente con nosotros mismos, validar nuestras ideas, establecer nuevas intenciones y planificar los próximos pasos con mayor facilidad. Utilice cada fase de la luna para desarrollar más de lo que necesita: cuidado personal, productividad, conexión exterior o contemplación interior.


Rituales para el ciclo lunar

By Aarona Lea



cómo hacer reiki en ti mismo

Aquí hay una mirada al significado de las cuatro fases lunares principales y un ritual correspondiente para invocar su mayor poder en cada una. Esto no solo lo alineará con el mundo natural, sino que esta conciencia también le permitirá reconocer sus propios ciclos de cambio para que pueda planificar sus meses en consecuencia y aprovechar sus cambios energéticos y mentales sin juzgar. La luna te invita a observar las fluctuaciones naturales y sintonizarte con tu naturaleza cíclica para que puedas aprovechar conscientemente la rica sabiduría de cada fase.


Luna nueva: nuevos comienzos

La luna nueva es cuando la luna está en su punto más oscuro, y a veces se la llama luna oscura. A partir de aquí, aumenta gradualmente su fuerza hacia la luna llena durante las siguientes dos semanas. La fase de luna nueva es un tiempo más introspectivo y representa nuevos comienzos a medida que plantamos semillas para el futuro. Es un buen momento para establecer intenciones claras para el próximo mes, aclarar sus objetivos, iniciar nuevos proyectos y reconocer su crecimiento desde la luna nueva anterior. También es un buen momento para dejar ir y liberar lo que ya no te sirve para que puedas recibir lo nuevo, especialmente porque esta fase puede despertar el deseo de hacer una pausa y reflexionar. La energía de la luna nueva se puede honrar el día anterior, el día y el día después de la luna nueva real.



El ritual: intenciones del diario

Enciende una vela y toma tu diario. Coloque la fecha en la parte superior de la página junto con las palabras 'Intenciones de luna nueva'. Luego, cierra los ojos para respirar profundamente unas cuantas veces y, cuando estés listo, escribe de tres a cinco intenciones fundamentales para este ciclo lunar. Escriba claramente en primera persona y en tiempo presente como si ya estuviera sucediendo. Cuando haya terminado, lea cada uno en voz alta, diciendo: 'Y así es', después de cada intención hablada. Algunas intenciones pueden tardar algunos ciclos lunares en materializarse por completo. Reflexione sobre lo que ha escrito y edítelo según sea necesario en cada luna nueva. Sea agradecido cuando sus intenciones se hagan realidad.


Luna creciente: hora de la acción

La luna creciente es cuando la luz de la luna comienza a expandirse y crecer gradualmente en su plenitud, sirviendo como combustible durante esta fase. Es el crecimiento de las semillas que plantó durante la luna nueva a medida que aclara y da vida a las intenciones que mencionó. La luna creciente es un buen momento para motivarse, comprometerse con lo que está construyendo y poner en práctica sus intenciones. A medida que la luna avanza hacia la plenitud, observe honestamente sus metas y los pasos diarios realistas que puede tomar para lograrlas. Este es un momento magnético para la transformación, las nuevas ideas, la construcción de energía, el fomento de los sueños, la superación de obstáculos y posibles avances.



El ritual: oráculo intuitivo

Durante esta fase, coge un paquete de cartas de oráculo, como el Cubierta Moon , para una acción inspirada. Haga una pausa para respirar profundamente un par de veces, sintonice sus intenciones y baraje las cartas. Extienda las tarjetas y pase la mano izquierda sobre ellas hasta que sienta un tirón magnético. Roba dos cartas: la primera aporta claridad a tu intención central, y la segunda carta representa el apoyo o la acción necesaria para nutrir esta intención. Siéntese con lo que surja mientras contempla sus cartas.


Luna llena: finalización

La luna llena es la fase en la que el sol ilumina toda la luna, haciéndola tan llena, redonda y brillante como puede ser. Esta fase representa la culminación, la fertilidad, la abundancia y la transformación, cuando las semillas de la luna nueva florecen. Debido a que la luna está directamente opuesta al sol durante esta fase, también puede ser un momento de fricción, polaridad y energía emocional más intensa. Todo está iluminado por completo, lo que también significa que es un buen momento para mirar honestamente el espectro completo de lo que funciona o no para usted. Con esta energía superior también vienen más conexiones y celebraciones externas. Además, sus habilidades psíquicas pueden estar más despiertas, así que escuche atentamente lo que intuitivamente quiere deshacerse, soltar y liberar. La energía de la luna llena se puede honrar el día anterior, el día y el día después de la luna llena real.

El ritual: carga de cristal

La luna llena es un excelente momento para cargar tus cristales. Coloque sus cristales en algún lugar donde estén expuestos a la luz de la luna, como en el alféizar de su ventana o afuera en un lugar seguro y seco. Déjelos afuera por hasta cuarenta y ocho horas para que puedan absorber la mayor cantidad posible de este jugo cósmico. La luna llena limpiará y activará tus cristales.


Luna menguante: finales conscientes

La menguante se refiere a la disminución de la luz de la luna, invitándonos a rendirnos y suavizarnos. La luna menguante es un momento para renovarse, retirarse y descansar. Puede inclinarse hacia esta fase de manera intuitiva, o puede que tenga que hacer una pausa conscientemente si tiende a estar constantemente en movimiento. Después del brillo activo de la luna llena, la luna menguante comienza a oscurecerse, invitándote a mudarte y liberarte. Esta es una buena fase para reflexionar y contemplar lo que está llegando a su fin, de modo que pueda prepararse para plantar nuevas semillas o atender aquellas que necesitan ser nutridas mientras la luna se abre camino hacia la luna nueva una vez más. La luna menguante también es un momento para despejar, disminuir, limpiar, sanar, terminar capítulos y permitir que las aguas de tu intuición fluyan por completo.

El ritual: limpieza del desorden

Todos sabemos lo bien que se siente al entrar en un espacio limpio y despejado. La luna menguante te invita a liberar el desorden y crear un espacio sagrado en el que habitar para que tu mente y tu energía se sientan despejadas. Es posible que se necesiten algunas fases de luna menguante para ordenar su hogar, así que comience con algo pequeño y déjelo construir. Al instante sentirá la diferencia. Suelta o limpia cualquier cosa que te pese o ocupe un espacio valioso. Este también es un buen momento para crear su altar sagrado: un lugar para escribir un diario, meditar y trabajar con sus cartas de oráculo. Si ya tiene uno, límpielo y reorganícelo para reflejar sus intenciones actuales.


Aarona Lea es una intuitiva lectora de oráculos, profesora de bienestar ritual y autora y cocreadora de la Cubierta Moon .