Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

Última actualización: octubre de 2019

Nuestro equipo de ciencia e investigación lanzado goop doctorado para recopilar los estudios e información más significativos sobre una variedad de temas de salud, condiciones y enfermedades. Si hay algo que le gustaría que cubrieran, envíenos un correo electrónico a [correo electrónico protegido]

  1. Tabla de contenido

  2. Comprensión del trastorno de ansiedad generalizada



    1. Síntomas primarios
  3. Causas potenciales y preocupaciones de salud relacionadas

    1. Conectividad cerebral
    2. Sesgo atencional
  4. Cómo se diagnostica el trastorno de ansiedad generalizada



VER TABLA DE CONTENIDO COMPLETA
  1. Tabla de contenido

  2. Comprensión del trastorno de ansiedad generalizada

    1. Síntomas primarios
  3. Causas potenciales y preocupaciones de salud relacionadas

    1. Conectividad cerebral
    2. Sesgo atencional
  4. Cómo se diagnostica el trastorno de ansiedad generalizada



  5. Cambios en la dieta

  6. Nutrientes y suplementos para la ansiedad

    1. Probióticos
  7. Cambios en el estilo de vida para la ansiedad

    1. Conozca sus desencadenantes
    2. Estrés
    3. Manejo de ataques de pánico
    4. Estar en la naturaleza
    5. Uso del teléfono
    6. Ejercicio
    7. Incorporación de la atención plena en su rutina diaria
    8. Estrategias de relajación
  8. Opciones de tratamiento convencional para el trastorno de ansiedad generalizada

    1. Terapia de relajación aplicada
    2. Terapia de conducta cognitiva
    3. Medicamentos antidepresivos
    4. Medicamentos para la ansiedad a corto plazo
  9. Opciones de tratamiento alternativas para la ansiedad

    1. Cannabis
    2. CBD
    3. Yoga
    4. Reducción del estrés basada en la atención plena
    5. Medicina basada en plantas
    6. Ashwagandha
    7. Pasionaria
    8. Manzanilla
    9. Té verde
    10. Café
  10. Investigación nueva y prometedora sobre la ansiedad

    1. La ciencia de la meditación
    2. MDMA
    3. Realidad virtual
  11. Ensayos clínicos para el trastorno de ansiedad generalizada

    1. Medicamentos personalizados
    2. Reducción del estrés basada en la atención plena
    3. Aplicaciones de Mindfulness
    4. Kundalini Yoga
    5. Terapia de aceptación y compromiso
  12. Recursos

    1. Ayuda en crisis
    2. En línea
    3. Libros
    4. Aplicaciones
  13. Lectura y escucha relacionadas en goop

    1. Preguntas y respuestas en línea
    2. Episodios de The goop Podcast
  14. Referencias

Última actualización: octubre de 2019

Nuestro equipo de ciencia e investigación lanzado goop doctorado para recopilar los estudios e información más significativos sobre una variedad de temas de salud, condiciones y enfermedades. Si hay algo que le gustaría que cubrieran, envíenos un correo electrónico a [correo electrónico protegido] .

Comprensión del trastorno de ansiedad generalizada

Sentirse ansioso de vez en cuando es una parte normal de la vida, es la forma en que su cuerpo responde a situaciones estresantes o amenazas y se protege, lo que se conoce como respuesta de lucha o huida. La ansiedad puede ser útil cuando se está preparando para una gran presentación, o puede aparecer como un mecanismo de protección instintivo en momentos de necesidad, como después de un accidente automovilístico: su sistema nervioso simpático se enciende, lo que aumenta su frecuencia cardíaca y su estado de alerta. preparándote para la acción. Pero si su cuerpo está constantemente en este modo, preparado para la acción, ansioso y preocupado por los eventos cotidianos, esta cantidad de ansiedad puede volverse incapacitante y puede ser indicativa de un trastorno de ansiedad. Los trastornos de ansiedad son el tipo más común de trastorno de salud mental en los Estados Unidos. Son tan ubicuos que casi un tercio de los adultos estadounidenses experimentarán un trastorno de ansiedad en algún momento de sus vidas (NIH, 2017).

Si se encuentra en una crisis, comuníquese con el Línea de vida nacional para la prevención del suicidio llamando al 800.273.TALK (8255) o al Línea de texto de crisis enviando un mensaje de texto HOME al 741741 en los Estados Unidos.

Síntomas primarios

Para algunas personas, situaciones específicas pueden generar ansiedad, miedo, conductas de evitación o ataques de pánico. Algunas personas sufren de miedo a los espacios públicos (agorafobia) o tienen fobias sociales, ansiedad por separación, trastornos de pánico u otras fobias específicas. Otros enfrentan el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), una ansiedad incontrolable sobre una amplia gama de actividades (como el trabajo, la escuela o las relaciones interpersonales) que afecta su bienestar diario. Esto puede parecer una preocupación persistente, situaciones de pensamiento excesivo, percepción de cosas normales como amenazantes, dificultad para concentrarse o incapacidad para relajarse.

Algunos síntomas físicos comunes del TAG incluyen fatiga, sudoración, irritabilidad, inquietud, angustia emocional, dolor de cuello o espalda, dificultad para conciliar el sueño, náuseas, dolores de cabeza y temblores (Mayo Clinic, 2017).

¿Cuántas personas tienen trastorno de ansiedad generalizada?

A nivel mundial, casi el 4 por ciento de las personas tiene un trastorno de ansiedad. Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia tienen las tasas más altas de ansiedad de cualquier país (Ruscio et al., 2017). Casi el 6 por ciento de los adultos estadounidenses serán diagnosticados con TAG en algún momento de su vida, y el diagnóstico es más común alrededor de la mediana edad (NIH, 2017b). Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de sufrir TAG. Por lo general, se diagnostica junto con la depresión en las mujeres, los hombres son más comúnmente diagnosticados con trastornos concurrentes por abuso de sustancias (American Psychiatric Association, 2013).

Causas potenciales y preocupaciones de salud relacionadas

Es probable que el TAG sea causado por la interacción de factores genéticos, biológicos y ambientales, como traumas o factores estresantes. El TAG tiende a ser hereditario. La personalidad y la química cerebral también pueden hacer que alguien sea más propenso al TAG. Varios estudios han intentado explicar qué está sucediendo a nivel biológico entre las personas con TAG. La conectividad cerebral y el sesgo de atención pueden ser dos piezas del rompecabezas.

Conectividad cerebral

Cuanto más hacemos ciertas tareas y actividades, esencialmente estamos creando y reforzando redes neuronales complejas entre distintas regiones del cerebro. Jack Nitschke, PhD, profesor asociado de psicología y psiquiatría en la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin, explica que construyes estos circuitos como lo harías con un músculo: con ejercicio. Él y su equipo utilizaron resonancia magnética funcional y tensor de difusión para analizar los cerebros de pacientes con TAG y voluntarios sanos. Descubrieron que las personas con TAG tenían conexiones reducidas entre su corteza cingulada prefrontal y anterior, que es el centro de regulación emocional, y su amígdala, que inicia la respuesta de lucha o huida a situaciones estresantes (Tromp et al., 2012). Creen que esta comunicación rota entre áreas del cerebro puede explicar por qué el botón de pánico permanece encendido entre las personas con trastornos de ansiedad como el TAG.

Sesgo atencional

Hoy en día no tenemos tantas amenazas para nuestra supervivencia como en la Edad de Piedra, pero nuestro cableado sigue siendo esencialmente el mismo. ¿Por qué no podemos apagar nuestra ansiedad cuando no existe una amenaza de supervivencia? Una nueva investigación interesante ha comenzado a investigar los mecanismos cognitivos detrás de la persistencia de los trastornos de ansiedad. Parece que puede haber varios 'errores' cognitivos en personas con ansiedad. Un metanálisis de 172 estudios encontró que las personas con ansiedad percibían significativamente más amenazas cuando no las había en comparación con las personas sin ansiedad (Bar-Haim, Lamy, Pergamin, Bakermans-Kranenburg y van IJzendoorn, 2007). Un estudio encontró que las personas que se preocupan con frecuencia procesan imágenes amenazadoras y neutrales de manera diferente a las que no se preocupan, lo que sugiere que traen miedo a situaciones que pueden ser seguras (Grant, Judah, White y Mills, 2015).

Cómo se diagnostica el trastorno de ansiedad generalizada

Si la ansiedad de alguien está interfiriendo con su vida diaria, es posible que consulte a un médico o psicólogo para obtener ayuda. Los médicos hacen preguntas detalladas sobre los síntomas y el historial médico de un paciente para determinar si cumplen con la definición clínica de TAG. Si no cumple con los criterios de diagnóstico, es posible que le diagnostiquen un ataque de ansiedad a corto plazo.

Definición del DSM de trastorno de ansiedad generalizada

los Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) define el trastorno de ansiedad generalizada mediante varios criterios diagnósticos clave. Las personas deben tener dificultades para controlar la ansiedad excesiva y preocuparse por una variedad de actividades durante la mayoría de los días durante un período de seis meses o más. También deben tener tres (o más) de los siguientes síntomas: inquietud, fatiga, dificultad para concentrarse, irritabilidad, tensión muscular y dificultad para dormir. La ansiedad o los síntomas físicos deben causar angustia o deterioro clínicamente significativo en las áreas social, ocupacional u otras áreas de funcionamiento (American Psychiatric Association, 2013).

Analice sus síntomas con su proveedor de atención médica. A veces, los síntomas de ansiedad pueden deberse a otras afecciones que no son puramente psiquiátricas. Por ejemplo, es posible que tenga hipertiroidismo, que puede hacer que se sienta voluble y ansioso y que le acelere los latidos del corazón. El nivel bajo de azúcar en sangre y los problemas cardíacos también pueden causar ansiedad. Al manejar estos otros problemas de salud, su ansiedad puede desaparecer por sí sola.

Cambios en la dieta

Lo que come puede, sin sorpresa, afectar la forma en que se siente, física e incluso mentalmente. La investigación ha demostrado que una buena nutrición y una dieta saludable se asocian con mejores resultados de bienestar y salud mental (Owen & Corfe, 2017). En el estudio ATTICA de adultos griegos, una mayor ingesta de dulces, carne y productos cárnicos se asoció con una mayor puntuación de ansiedad entre las mujeres. Entre los hombres, la ingesta de legumbres y cereales se asoció con una reducción de la ansiedad (Yannakoulia et al., 2008). En otro estudio, el riesgo de ansiedad se asoció con un mayor riesgo de baja calidad de nutrientes (Hall, Tejada-Tayabas, & Monárrez-Espino, 2017). Tenga en cuenta que estas son asociaciones; no está necesariamente claro si la ansiedad causa una mala alimentación debido al estrés alimentario o una mala alimentación causa ansiedad. De cualquier manera, creemos que mantener una nutrición óptima es importante y todavía hay mucho que no sabemos acerca de cómo nuestra dieta afecta nuestro estado de ánimo. Esto se llama psiquiatría nutricional, que investigadores como El centro de alimentación y estado de ánimo en Deakin University estamos comenzando a explorar para identificar cómo podemos prevenir y tratar los trastornos de salud mental con una nutrición adecuada.

Nutrientes y suplementos para la ansiedad

Si bien no se ha demostrado que los nutrientes específicos ayuden con la ansiedad, los probióticos, específicamente Lactobacillus rhamnosus , puede ayudar, gracias a la conexión intestino-cerebro.

Probióticos

Un microbioma intestinal sano puede significar una mente sana. Una nueva investigación ha demostrado que nuestro intestino y cerebro están íntimamente conectados a través de lo que se llama el eje intestino-cerebro. Y dado que una gran cantidad de serotonina (el neurotransmisor para sentirse bien) se produce en el intestino, un intestino sano es importante. Varios investigadores han intentado utilizar este eje intestino-cerebro administrando probióticos a pacientes con trastornos del estado de ánimo. Y según un metanálisis que se publicó en 2019, la evidencia ha demostrado que los probióticos conducen a mejoras pequeñas pero significativas en la ansiedad (así como en la depresión). La tension L. rhamnosus ha sido el más estudiado y ha mostrado el mayor apoyo para reducir la ansiedad de cualquier tipo (Reis, Ilardi y Punt, 2018). Sin embargo, cuando los autores del metanálisis de 2019 analizaron todos los estudios sobre Lactobacillus para la ansiedad, encontraron que no reducía significativamente la ansiedad (Liu, Walsh y Sheehan, 2019). Por lo tanto, se necesita más investigación sobre qué cepas son las mejores.

¿Qué fuentes de probióticos vale la pena probar?

Ya sea para su intestino o su mente, es posible que desee encontrar un buen suplemento probiótico que contenga al menos mil millones de cultivos activos. Alternativamente, los alimentos fermentados como el yogur, el kéfir, la kombucha, el chucrut y el kimchi también son excelentes fuentes de probióticos, pero aún no se han estudiado sus efectos sobre la ansiedad.

Cambios en el estilo de vida para la ansiedad

Hay pocas cosas más frustrantes que que te digan: 'Relájate'. En realidad, manejar la ansiedad puede ser difícil y multifacético. Puede llevar tiempo y mucha práctica. Por el lado positivo, existen formas basadas en la evidencia para crear cambios en su vida que pueden ayudarlo a controlar su ansiedad y comprender mejor sus emociones.

Conozca sus desencadenantes

Ciertas situaciones pueden estar bien para usted, mientras que otras pueden desencadenar un miedo y una preocupación intensos. O algo aparentemente aleatorio podría causar ansiedad. Las investigaciones han demostrado que cuando a su cuerpo se le presenta inicialmente una situación físicamente dolorosa (como una araña que lo muerde) o psicológicamente dañina (como que se rían de él en público), su cerebro se entrena para temer y evitar esa situación en el futuro para prevenir más daño. Así que ahora le tienes miedo a las arañas o tienes problemas para hablar en público. Cualesquiera que sean sus desencadenantes, es importante comprenderlos para que pueda desarrollar técnicas, idealmente con un terapeuta capacitado, para prepararse para enfrentarlos cuando ocurran. Por ejemplo, puede aprender a respirar profundamente cuando vea una araña o cuando entre en situaciones sociales como una forma de ayudar a calmarse. O puede probar la terapia de exposición, exponiéndose gradualmente a las arañas o hablar en público mientras administra activamente su respuesta de alarma. (Ver el sección de estrategias de relajación y sección de tratamientos convencionales para más.)

Estrés

Tenemos lo que se llama una respuesta en forma de U al estrés: muy poco y no estamos motivados para trabajar muy duro. Pero demasiado y estamos abrumados. Cuando llega al punto óptimo, el estrés puede ser motivador y mejorar su desempeño. Saber cómo distinguir entre el estrés bueno y el estrés malo puede ser importante para permitirse evitar situaciones que no son saludables (una relación tóxica) mientras reconoce situaciones que pueden ser formas de estrés más saludables (empujar sus límites físicos y mentales para entrenar para un maratón ). Manejar el estrés y aprender a decir no a situaciones, personas y cosas que no nos sirven es una búsqueda de por vida para todos. Algunas de las personas que nos han ayudado a guiarnos incluyen a la psiquiatra Ellen Vora, la psicóloga clínica Ellen Hendriksen y el médico Martin Rossman.

Manejo de ataques de pánico

Durante un ataque de pánico, su pecho puede latir con fuerza, puede sudar o tener dificultad para respirar y puede sentir que está perdiendo el control. Puede ser una experiencia aterradora y es más común de lo que pensábamos anteriormente: en los Estados Unidos, el 11.2 por ciento de los adultos experimenta un ataque de pánico en un año determinado. Según el DSM-5, el trastorno de pánico es técnicamente su propio diagnóstico, pero las personas también pueden experimentar ataques de pánico esporádicos con trastorno de ansiedad (American Psychiatric Association, 2013). Durante un ataque de pánico, es importante trasladarse a un lugar seguro (deje de conducir si está en un automóvil) y trate de concentrarse en respirar más profundamente. Recuerda que te pondrás bien. Por más aterrador que pueda parecer, es temporal. Tocar música ambiental suave o contar sus respiraciones puede ayudar; descubra qué funciona mejor para usted y siga practicando. Grupos de apoyo para ataques de pánico, como Sin pánico , puede proporcionar recursos, como una grabación para escuchar durante un ataque de pánico, ejercicios de respiración y otras estrategias de afrontamiento. Y una gran cantidad de aplicaciones de salud mental han sido diseñados especialmente para este propósito.

Estar en la naturaleza

Estar en la naturaleza puede curar instantáneamente. Perderse entre los árboles en una caminata o contemplar el océano puede darle perspectiva a sus preocupaciones cotidianas. Numerosos estudios han demostrado que la relación con la naturaleza (sentirse conectado con el aire libre) tiene beneficios psicológicos, como un mejor bienestar y una menor ansiedad (Lawton, Brymer, Clough y Denovan, 2017 Martyn & Brymer, 2016). La combinación del ejercicio con la naturaleza puede tener beneficios adicionales, con un estudio que muestra que la actividad física al aire libre redujo la ansiedad somática (Lawton et al., 2017).

Uso del teléfono

El acceso constante a las noticias mundiales (desastres naturales, guerras, crímenes, política) puede resultar agotador. Mantenerse al día con las redes sociales puede ser igualmente tedioso si constantemente se le notifica en su teléfono y se desplaza regularmente a través de un rollo destacado de la vida de otras personas. Los estudios han demostrado que el uso intensivo del teléfono, especialmente cerca de la hora de acostarse, puede reducir la calidad del sueño y está asociado con la depresión y la ansiedad (Adams y Kisler, 2013 Tamura, Nishida, Tsuji y Sakakibara, 2017 Thomée, Härenstam y Hagberg, 2011). Mueva su teléfono por la habitación antes de acostarse para reducir la necesidad de levantarlo (Tosini, Ferguson y Tsubota, 2016 Višnjić et al., 2018). Si bien aún no está claro si el uso frecuente del teléfono genera ansiedad o si las personas ansiosas se sienten atraídas por usar más sus teléfonos, es una buena idea darse un descanso y desconectarse de vez en cuando (Vahedi y Saiphoo, 2018).

Ejercicio

El ejercicio regular puede mejorar su nivel de energía, reducir el estrés y la tensión y ayudar a mejorar su estado de ánimo; son todas esas endorfinas. Varios metanálisis han concluido sistemáticamente que el ejercicio tiene un efecto moderado de reducción de la ansiedad (Gordon, McDowell, Lyons y Herring, 2017 Stubbs et al., 2017). Los entrenamientos de alta intensidad como correr pueden ser más efectivos para tratar la ansiedad que los entrenamientos de baja intensidad como caminar (Aylett, Small y Bower, 2018). Hacer ejercicio durante al menos 21 minutos parece ser la cantidad mínima de tiempo necesaria para obtener los beneficios del alivio del estrés (Petruzzello, Landers, Hatfield, Kubitz y Salazar, 1991). Encuentra un entrenamiento que disfrutes y puedas seguir, o únete a los entrenamientos en grupo para una mayor responsabilidad.

Incorporación de la atención plena en su rutina diaria

Tratar de alejar los sentimientos incómodos tiende a resultar en el efecto opuesto al deseado: te sentirás peor en el futuro si lo reprimes todo hasta que explota. Las prácticas de atención plena pueden ayudarlo a aceptar los reflujos y los flujos sin reactividad, por lo que, eventualmente, será menos reactivo a sus síntomas de ansiedad y no tendrá que ceder a su atracción. La atención plena no tiene que ser ningún tipo de meditación formal, pero la meditación de algún tipo es la forma en que se enseña típicamente la atención plena (y a continuación se describen varias técnicas). Simplemente puede observar su respiración y notar sus reacciones a situaciones en cualquier momento. Con la práctica continua, incluso las actividades simples como lavar los platos pueden convertirse en una meditación. Los estudios han demostrado que la meditación de atención plena afecta la forma en que el cerebro responde a los estímulos estresantes (consulte la nueva sección de investigación para más sobre eso). Si es nuevo en esto, le recomendamos el libro Mindfulness para principiantes por Jon Kabat-Zinn, uno de los maestros prominentes de mindfulness que escribió el libro estándar de oro sobre la reducción del estrés basada en mindfulness (ver el sección de terapias alternativas para más información sobre esa práctica). También hay Busca dentro de ti mismo , que es un programa de atención plena desarrollado en Google; se describe en un formato de fácil acceso en un libro del mismo nombre.

Estrategias de relajación

Puede ser útil comenzar a incorporar varias técnicas de relajación en su rutina diaria. Si bien varios de estos se basan en la evidencia, algunos son solo consejos y trucos que los consejeros o terapeutas recomiendan cuando trabajan con sus pacientes. La atención se centrará en tres dimensiones de la relajación: mente, cuerpo y sentidos.

    Relajación mental:

  1. Prueba un simple meditación de respiración . Establezca un temporizador de diez minutos para comenzar y concéntrese en cada inhalación y exhalación. Si su enfoque se aleja de su respiración, simplemente note eso y vuelva a su respiración una vez más sin juzgar. (Puede obtener más información sobre la respiración en nuestro Preguntas y respuestas con la practicante Ashley Neese , que incluye un breve clip de audio guiado).

  2. También puede probar un escaneo corporal dejando que su mente recorra su camino desde la cabeza hasta los dedos de los pies, notando las sensaciones en cada parte de su cuerpo.

  3. Si eres religioso o espiritual, intenta orar. UN meditación de bondad amorosa también puede ser usado. Primero, piensa en las personas que amas. Repítete un mantra simple, como 'Que estén seguros, que sean felices, que estén sanos'. Continúe con este mantra para cada miembro de la familia, amigo, compañero de trabajo u otro ser querido a quien desee enviarle amor.

    Relajación corporal:

  1. Durante los momentos de ansiedad extrema, es posible que sienta que no está dentro de su propio cuerpo. Varios ejercicios pueden ayudarlo a reconectarse con su cuerpo físico y sentirse conectado a tierra. La respiración superficial es un signo de estrés y ansiedad. Piense en cómo un bebé respira mientras duerme en su cuna, su estómago sube y baja. Acceder a esta respiración abdominal más profunda (llamada respiración diafragmática) puede ser muy relajante y puede activar su sistema nervioso parasimpático, lo que ayuda a que su cuerpo se relaje (Lehrer & Gevirtz, 2014). Pruébelo tumbándose en el suelo. Coloque una mano sobre su estómago y, mientras inhala, llene su estómago, sintiendo que su mano se levanta. Mientras exhala, vacíe su vientre por completo.

  2. Hay muchos tipos de ejercicios respiratorios. Prueba el 4-7-8 técnica de respiración . Inhala contando hasta 4, aguanta la respiración contando hasta 7 y luego exhala contando hasta 8. Repite. Pruebe esto cada vez que necesite volver a conectarse con su respiración y relajarse.

  3. Relajación progresiva Las técnicas también pueden ser útiles. Empiece por tensar y soltar diferentes grupos de músculos, moviéndose secuencialmente alrededor de la cabeza y luego bajando hasta los dedos de los pies. Una vez que haya terminado, relaje todo su cuerpo a la vez. Los investigadores han planteado la hipótesis de que la práctica continua de esta técnica de relajación puede ayudar a activar el sistema nervioso parasimpático en momentos de ansiedad para ayudar en la relajación (Hayes-Skelton y Roemer, 2013).

  4. Otras estrategias de relajación corporal incluyen masajes o yoga suave.

    Relajación de los sentidos:

  1. Las actividades que juegan con sus sentidos pueden ser formas importantes de cuidado personal. Para una persona, esto podría significar aromaterapia: un aceite esencial de lavanda en un difusor, con música instrumental relajante de fondo. Sea lo que sea lo que le trae alegría, intente crear un ritual antes de acostarse o durante las partes del día en que se sienta especialmente ansioso.

  2. También puede probar técnicas de visualización. Cierre los ojos e imagínese en un entorno sereno, tal vez en la playa. Imagina la sensación del sol golpeando tu piel. (O mejor aún, sal al aire libre y compra algo real).

¿Puede un tanque flotante reducir el estrés?

En un mundo que a veces puede ser hiperestimulante, los tanques de flotación y otras experiencias de privación ambiental han comenzado a aparecer en los centros de bienestar y spas como una forma de ayudarnos a relajarnos y deslizarnos hacia un estado meditativo. Los tanques se llenan con una solución de agua y sal de Epsom para que los usuarios floten cuando se acuestan. Flotas en una habitación oscura o en una cápsula grande con la tapa cerrada para eliminar cualquier estimulación visual. Un estudio de personas con varios trastornos relacionados con la ansiedad y el estrés mostró que una sesión de flotación de una hora redujo significativamente el estrés, la tensión muscular, el dolor y la depresión mientras mejoraba la serenidad, la relajación, la felicidad y el bienestar general (Feinstein et al., 2018). Pero estos efectos probablemente se mantuvieron solo durante el período a corto plazo inmediatamente posterior a la sesión flotante. Actualmente, un ensayo clínico del Laureate Institute for Brain Research en Oklahoma está reclutando sujetos para determinar los efectos de sesiones flotantes sobre ansiedad .

Opciones de tratamiento convencional para el trastorno de ansiedad generalizada

La terapia y la medicación son las dos opciones de tratamiento más comunes para el TAG. Puede optar por hacer solo uno o ambos. El tratamiento es completamente individual y depende de sus síntomas, prioridades y necesidades, que pueden cambiar con el tiempo.

Terapia de relajación aplicada

El estándar de oro para la psicoterapia GAD es la relajación aplicada. Se trata de aprender a reconocer los primeros signos de ansiedad y sobrellevar la situación relajándose en lugar de caer en el ciclo de ansiedad (Chambless y Ollendick, 2001). Se pide a los pacientes que presten atención a sus señales cognitivas, emocionales, fisiológicas y conductuales durante situaciones que les provocan ansiedad. Y luego aprende técnicas de relajación progresiva (consulte el sección de estrategias de relajación ). Un metaanálisis de 2014 de la psicoterapia para el TAG mostró que, si bien la relajación aplicada es un tratamiento eficaz a corto plazo, la terapia cognitivo-conductual puede ser más eficaz a largo plazo (Cuijpers, Sijbrandij, Koole, Huibers, et al., 2014).

¿Qué es un psiquiatra versus un psicólogo?

Un psiquiatra tiene un título de médico y puede recetar medicamentos, mientras que un psicólogo, a veces denominado terapeuta, tiene un doctorado en psicología y no puede recetar medicamentos. Algunas personas pueden ver uno o ambos, dependiendo de si están interesados ​​en tomar medicamentos para su tratamiento o no. También puede consultar a un terapeuta con licencia que tenga una maestría. Las calificaciones varían de un estado a otro. Es importante encontrar a alguien con quien sienta que puede hablar. Puede llevar algún tiempo encuentra a alguien que se sienta como el adecuado , pero puede valer la pena a largo plazo.

Terapia de conducta cognitiva

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es uno de los tratamientos basados ​​en evidencia más populares para la ansiedad. Por lo general, se brinda en sesiones individuales de una hora con un terapeuta. La teoría detrás de la TCC es que los problemas psicológicos se basan en formas inútiles de pensar y comportarse. La TCC enfatiza la necesidad de que las personas aprendan nuevos mecanismos de afrontamiento y trabajen para cambiar sus propias creencias y reacciones negativas en el futuro (Kaczkurkin y Foa, 2015).

Un tipo de TCC se llama terapia de exposición: los terapeutas exponen gradualmente a los pacientes a objetos o situaciones que les causan miedo o ansiedad. El objetivo de la terapia de exposición es que la reacción extrema al desencadenante disminuya para que usted pueda reducir su ansiedad. La terapia de exposición no es tan común para tratar el TAG como lo es para otros trastornos de ansiedad, como el TEPT.

En la exposición imaginaria, los pacientes imaginan el peor de los casos asociado con sus preocupaciones y luego son guiados por su terapeuta a través del escenario. La exposición imaginaria se usa con más frecuencia para el TAG. Y se ha demostrado que la TCC combinada con la exposición imaginaria es eficaz (Kaczkurkin y Foa, 2015).

Para las personas que experimentan ataques de pánico o sufren de trastorno de pánico, se puede utilizar la exposición interoceptiva. Esto es cuando las sensaciones físicas de un ataque de pánico se inducen deliberadamente haciendo girar al paciente en una silla, haciéndolo subir y bajar escaleras, provocando que se hiperventile, o un medio similar para crear una sensación temida (Kaczkurkin y Foa, 2015) .

Medicamentos antidepresivos

Los tratamientos de farmacoterapia más comunes para la ansiedad son los ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina), como escitalopram (Lexapro), citalopram (Celexa) y fluoxetina (Prozac), y los ISRS (inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina), como venlafaxina y duloxetina ( Cymbalta). Otras opciones son los antidepresivos tricíclicos, los antiepilépticos, los inhibidores de la monoaminooxidasa y las azapironas, como la buspirona (Buspar).

Éstos no son medicamentos milagrosos. Cada uno de estos medicamentos tiene sus propios riesgos potenciales y efectos secundarios a considerar, que incluyen aumento de peso, insomnio, náuseas y disminución del deseo sexual. Un metanálisis de 2015 encontró que los medicamentos (incluidos los ISRS, las benzodiazepinas y los antidepresivos tricíclicos) son más efectivos que la psicoterapia para los trastornos de ansiedad (Bandelow et al., 2015). Otro metanálisis mostró que la combinación de psicoterapia con medicamentos antidepresivos es más eficaz que los antidepresivos solos, previniendo la recaída hasta por dos años (Cuijpers, Sijbrandij, Koole, Andersson, et al., 2014). Entonces, si elige usar medicamentos para controlar su ansiedad, es posible que desee buscar psicoterapia regular también para garantizar el mejor resultado posible a largo plazo.

Medicamentos para la ansiedad a corto plazo

Para el manejo de los episodios agudos de ansiedad, su médico o psiquiatra puede recetarle benzodiazepinas, como alprazolam (Xanax), clonazepam (Klonopin), diazepam (Valium) o lorazepam (Ativan). Estos medicamentos brindan un alivio a corto plazo de la ansiedad y promueven la relajación muscular. Por lo general, no se recetan para un uso prolongado, ya que pueden causar problemas de dependencia y tener varios efectos secundarios, que incluyen somnolencia, irritabilidad, mareos y problemas de memoria. La abstinencia de las benzodiazepinas puede causar 'ansiedad de rebote', que en realidad puede empeorar la ansiedad, por lo que es importante trabajar con su médico para disminuir de manera segura su ingesta con el tiempo si está dejando de tomar su medicamento.

Opciones de tratamiento alternativas para la ansiedad

Existen numerosas opciones de tratamiento alternativo para el TAG, que incluyen cannabis, cannabidiol (CBD), técnicas de cuerpo y mente (como yoga y meditación) y suplementos a base de hierbas. Un enfoque holístico del tratamiento puede ayudar a mejorar múltiples aspectos de la vida de una persona y ayudarla a desarrollar técnicas útiles para manejar el estrés y la ansiedad continuos.

Cannabis

A algunas personas les encantan los efectos calmantes de la marihuana y te dirán que les ayuda a relajarse o conciliar el sueño, mientras que otras sienten que les causa mucha ansiedad. Puede ser la preferencia personal, la tolerancia, la variedad de marihuana u otros factores desconocidos los que causan estas diferencias. También podría ser la dosis: el THC (tetrahidrocannabinol, el principal intoxicante de la marihuana) en dosis bajas puede disminuir la ansiedad, mientras que dosis más altas pueden aumentar la ansiedad (Stoner, 2017). Las afecciones de salud mental son una de las principales razones para el consumo de marihuana medicinal, y muchas personas con ansiedad sienten que se benefician de ella (Walsh et al., 2017). Antes de subirse al tren del cannabis, una cosa clave a considerar es que el consumo de cannabis puede aumentar el riesgo de desarrollar psicosis temporal y trastornos de salud mental persistentes, como esquizofrenia o ansiedad (CDC, 2018 Twomey, 2017). Considere primero otras opciones basadas en evidencia y discuta los riesgos y beneficios potenciales con su médico o psiquiatra antes de usar.

CBD

Está en todas partes. La gente sugiere que ayuda con una variedad de problemas, como dolor, problemas para dormir y ansiedad. ¿Están estas afirmaciones bien fundamentadas? Una gran cantidad de evidencia preclínica ha demostrado que el cannabidiol, una sustancia química de la planta de cannabis que no te coloca como lo hace el THC, podría ser un tratamiento potencialmente eficaz para los trastornos de ansiedad, ya que se ha demostrado que reduce la excitación autónoma y la respuesta al miedo en los animales. (Bendición, Steenkamp, ​​Manzanares y Marmar, 2015). Sin embargo, la evidencia es mucho más limitada en humanos. Algunos estudios han sugerido que el CBD puede reducir la ansiedad inducida por el cannabis (Blessing et al., 2015 Boggs, Nguyen, Morgenson, Taffe y Ranganathan, 2018 Niesink y van Laar, 2013), y algunos pequeños estudios clínicos han demostrado que la alta Las dosis de CBD (300 miligramos o más) pueden reducir la ansiedad a corto plazo en pacientes con trastornos de ansiedad. Se necesitan más estudios para determinar la seguridad y eficacia del CBD como tratamiento para la ansiedad (Bergamaschi et al., 2011 Crippa et al., 2011 Zuardi, Cosme, Graeff y Guimarães, 1993). Hay un ensayo clínico de fase 3 estudiando el CBD como tratamiento para la ansiedad.

Yoga

Probablemente ya hayas escuchado muchos de los beneficios del yoga. Una práctica regular de yoga puede ser una base profunda, ayudándote a conectarte con tu respiración y tu cuerpo de una manera novedosa. Hay tantos tipos diferentes de yoga para probar. Por nombrar algunos: el hatha yoga es una categoría general que se refiere a la práctica de posturas de yoga (asanas) y ejercicios de respiración (pranayama). También existe vinyasa, que sincroniza el movimiento con la respiración. Ashtanga yoga es una secuencia establecida de asanas físicamente desafiantes. Kundalini incorpora ejercicios de respiración dinámica. Iyengar se centra en la alineación. Y Bikram yoga es una secuencia fija de las mismas veintiséis posturas en una habitación con calefacción.

Un metaanálisis de diecisiete estudios encontró que el hatha yoga reduce la ansiedad; sin embargo, la magnitud de este beneficio fue bastante pequeña, por lo que el yoga puede no ser un tratamiento independiente efectivo, especialmente para personas con ansiedad más severa (Hofmann, Andreoli, Carpenter, Y Curtiss, 2016). Si está interesado, intente incorporar el yoga en su rutina de bienestar para ver cómo podría beneficiarlo física y mentalmente.

Reducción del estrés basada en la atención plena

Desarrollado por Jon Kabat-Zinn, la reducción del estrés basada en la atención plena (MBSR) es un programa de terapia grupal en el que se enseña a los participantes a practicar la atención plena a través del yoga, la meditación y las exploraciones corporales. La teoría es que MBSR cambia la forma en que las personas se relacionan con sus pensamientos, lo que les permite darse cuenta de que los pensamientos son solo temporales, una comprensión que puede permitirles reducir la rumia (dar vueltas sobre el mismo tema una y otra vez) y aumentar la regulación emocional. Aunque la investigación es incipiente, los estudios han demostrado que MBSR y otras terapias meditativas reducen la ansiedad y pueden ayudar a las personas con una variedad de otros trastornos mentales y físicos (Chen et al., 2012 Eberth & Sedlmeier, 2012 Grossman, Niemann, Schmidt y Walach , 2010 Hofmann, Sawyer, Witt y Oh, 2010). Hay varias comunidades MBSR, incluidas Insight LA , así como terapeutas y médicos capacitados en este estilo de terapia. En particular, Kabat-Zinn es el director ejecutivo fundador de la Centro de Mindfulness de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts , que ofrece cursos MBSR, tanto en línea como en persona. También ha escrito varios libros sobre el tema, como Vivir en plena catástrofe . El primer ensayo clínico que compara MBSR con un medicamento contra la ansiedad actualmente está reclutando sujetos (consulte el sección de ensayos clínicos para más).

Medicina basada en plantas

Los enfoques holísticos a menudo requieren dedicación, orientación y trabajar en estrecha colaboración con un profesional experimentado. Hay varias certificaciones que designan a un herbolario. los Gremio Americano de Herbolarios proporciona una lista de herbolarios registrados, cuya certificación se designa RH (AHG). Los títulos de medicina tradicional china pueden incluir LAc (acupunturista con licencia), OMD (doctor en medicina oriental) o DipCH (NCCA) (diplomado en herbología china de la Comisión Nacional para la Certificación de Acupunturistas). La medicina ayurvédica tradicional de la India está acreditada en los EE. UU. Por la Asociación Estadounidense de Profesionales Ayurvédicos de América del Norte (AAPNA) y la Asociación Médica Ayurvédica Nacional (NAMA). También hay médicos funcionales y de mentalidad holística (MD, DO, ND y DC) que pueden utilizar protocolos a base de hierbas.

Ashwagandha

Utilizada en la medicina ayurvédica india, la ashwagandha es una planta de solanáceas que se considera un adaptógeno, lo que significa que regula la capacidad del cuerpo para responder al estrés (Singh, Bhalla, de Jager y Gilca, 2011). Una revisión de 2014 encontró que la ashwagandha mejoraba la ansiedad y el estrés en una amplia gama de dosis (Pratte, Nanavati, Young y Morley, 2014). Ashwagandha puede ser un buen complemento para agregar a su arsenal diario para ayudar a controlar el estrés; sin embargo, estos estudios no se han centrado en personas con trastornos de ansiedad diagnosticados, por lo que los resultados deben interpretarse con modestia.

Pasionaria

Utilizada para la inquietud y el nerviosismo, durante mucho tiempo se pensó que la pasiflora ayuda con los síntomas de ansiedad. Un par de estudios han proporcionado evidencia de que la pasiflora puede ayudar a reducir la ansiedad entre las personas que se someten a cirugía (Dantas, de Oliveira-Ribeiro, de Almeida-Souza y Groppo, 2017 Kaviani, Tavakoli, Tabanmehr y Havaei, 2013). En un estudio de personas con TAG, se demostró que la pasiflora es tan eficaz como una benzodiazepina (un medicamento contra la ansiedad) para reducir los síntomas de ansiedad, con menos deterioro (Akhondzadeh et al., 2001). Se necesitan más ensayos clínicos bien controlados. Mientras tanto, no hay escasez de suplementos para la ansiedad o calmantes que contengan pasiflora.

Manzanilla

Beber té puede ser más que un ritual relajante. Se ha demostrado que la manzanilla, hecha de las flores secas de la planta Asteraceae, es eficaz para tratar los síntomas de ansiedad, y específicamente el TAG. Varios estudios en los últimos años han encontrado que la manzanilla reduce significativamente el TAG, y algunos estudios sugieren que incluso puede ayudar con TAG severo (Amsterdam et al., 2009 Keefe, Guo, Li, Amsterdam y Mao, 2018 Keefe, Mao, Soeller, Li Y Amsterdam, 2016 Mao et al., 2016). Los sujetos de estos estudios recibieron alrededor de 1.500 miligramos de manzanilla por día. La cantidad de manzanilla en una taza de té típica puede variar mucho entre las marcas y es posible que no obtenga la dosis completa al tomarla a través del té. En su lugar, puede optar por tomar un suplemento de manzanilla para obtener una dosis más precisa.

Té verde

La L-teanina, que se encuentra en las hojas de té verde, es un aminoácido que se supone que es neuroprotector. Algunos estudios pequeños han demostrado que la L-teanina puede reducir la ansiedad entre sujetos sanos y quizás puede tener un efecto ansiolítico más pronunciado entre personas con esquizofrenia (Ritsner et al., 2011 Yoto, Motoki, Murao y Yokogoshi, 2012). Pero un estudio reciente de Australia encontró que grandes dosis de L-teanina como complemento de la medicación antidepresiva entre personas con TAG no eran efectivas (Sarris et al., 2019). El hecho de que la investigación aún no haya respaldado el té verde para la ansiedad no significa que deba dejar su taza diaria si le ayuda a relajarse: rituales como este pueden ser muy básicos. Pero puede cambiar a la manzanilla para obtener beneficios adicionales.

Café

Preparado de la planta Piper methysticum , kava (o kava kava) es una bebida que se ha consumido durante mucho tiempo en las culturas del Océano Pacífico de la Polinesia, incluidas Hawai y Fiji, para aliviar la ansiedad y el insomnio. Varios estudios preclínicos han demostrado que los extractos de kava se unen a varios neurotransmisores. Varios ensayos clínicos, pero no todos, han informado del potencial terapéutico de la kava para las personas con TAG (Lakhan y Vieira, 2010). Un metaanálisis reciente encontró que la kava es un buen tratamiento a corto plazo para la ansiedad, pero no se recomienda su uso a largo plazo, ya que ha habido varios informes de casos de toxicidad hepática en los últimos años (Smith y Leiras, 2018). Esto llevó a la FDA a publicar una advertencia de asesoramiento al consumidor sobre los suplementos que contienen kava en 2002. Aunque estos efectos secundarios son raros, tenga cuidado con el uso de kava.

Investigación nueva y prometedora sobre la ansiedad

Se están realizando algunas investigaciones realmente interesantes para el tratamiento de la ansiedad que habrían parecido bastante descabelladas hace solo unos años, como alterar su cerebro a través de la meditación, tomar MDMA y sumergirse en la realidad virtual.

La ciencia de la meditación

La amígdala es un nodo clave en los circuitos de estrés de nuestro cerebro. Los estudios han demostrado que los meditadores han mantenido reducciones en la actividad de la amígdala, lo que reduce las reacciones que provocan ansiedad. Uno de los estudios más sólidos sobre meditación, llamado Proyecto Shamatha , estudió a los meditadores antes, durante y cinco meses después de un programa de retiro curado de tres meses que incluía seis horas de meditación diaria. En comparación con los sujetos de control en la lista de espera, los participantes del retiro mostraron marcadas mejoras en la autorregulación, el control de la atención y el funcionamiento (Sahdra et al., 2011 Zanesco et al., 2016). En otro estudio, se demostró que un grupo de meditadores de vipassana altamente experimentados (con un promedio de más de 9,000 horas de práctica de por vida) tenían una reactividad reducida de la amígdala y una conectividad más fuerte entre su corteza prefrontal y la amígdala, lo que les permitió ser menos propensos a los altibajos emocionales. en comparación con los no meditadores. También encontraron una fuerte correlación entre la cantidad de horas de práctica de meditación de por vida y la velocidad de recuperación de la amígdala del estrés, lo que demuestra los beneficios de una práctica de por vida sostenida (Kral et al., 2018).

MDMA

Mientras que la droga callejera 'éxtasis' o 'molly' se ha ganado una reputación por su uso en la cultura rave, la droga pura MDMA se ha utilizado para ayudar en la psicoterapia desde la década de 1960. A diferencia de otros medicamentos, se administra en pequeñas dosis durante unas pocas sesiones de terapia para ayudar a los pacientes a abrirse para que puedan discutir temas difíciles en los que normalmente puede ser difícil sumergirse. Un pequeño estudio de adultos autistas mostró que dos sesiones de ocho horas de psicoterapia asistida por MDMA junto con tres sesiones de psicoterapia sin medicamentos redujeron la ansiedad social posterior, medida un mes después de que terminó el tratamiento (Danforth et al., 2018). los Asociación multidisciplinaria de estudios psicodélicos está llevando a cabo la primera estudio de fase 3 de la psicoterapia asistida por MDMA para el tratamiento del TEPT. Su misión es hacer de la MDMA un medicamento recetado aprobado por la FDA para el 2021. Si bien se necesita más investigación sobre la MDMA para el TAG en particular y su uso en general, los psicodélicos son un campo interesante que ha resurgido en los últimos años.

Realidad virtual

La realidad virtual (VR) está aquí. La gente está empezando a tener sus propios auriculares y las empresas con software innovador se están multiplicando. La realidad virtual también ha encontrado nuevas aplicaciones para tratar una variedad de afecciones, como el autismo, la ansiedad y las fobias específicas. Los terapeutas pueden trabajar con pacientes en un entorno virtual seguro y controlado, exponiéndolos a situaciones o entornos y trabajando con ellos en el manejo de sus reacciones. Se usa con mayor frecuencia para soldados con PTSD y personas con trastorno de ansiedad social, un estudio clínico en Francia está ampliando el uso de la realidad virtual a pacientes con TAG. Esperan determinar si seis experiencias de realidad virtual optimizadas para la relajación pueden mejorar la ansiedad (una está en una playa serena con montañas a lo lejos). Este tipo de tecnología podría dictar el futuro del tratamiento de salud mental.

Ensayos clínicos para el trastorno de ansiedad generalizada

Los ensayos clínicos son estudios de investigación destinados a evaluar una intervención médica, quirúrgica o conductual. Se hacen para que los investigadores puedan estudiar un tratamiento en particular que quizás no tenga muchos datos sobre su seguridad o efectividad todavía. Si está considerando inscribirse en un ensayo clínico, es importante tener en cuenta que si lo colocan en el grupo de placebo, no tendrá acceso al tratamiento que se está estudiando. También es bueno comprender la fase del ensayo clínico: la fase 1 es la primera vez que la mayoría de los medicamentos se usarán en humanos, por lo que se trata de encontrar una dosis segura. Si el medicamento supera la prueba inicial, se puede usar en una prueba de fase 2 más grande para ver si funciona bien. Luego, se puede comparar con un tratamiento eficaz conocido en un ensayo de fase 3. Si la FDA aprueba el medicamento, pasará a un ensayo de fase 4. Los ensayos de fase 3 y fase 4 son los más propensos a incluir los tratamientos emergentes más eficaces y seguros.

En general, los ensayos clínicos pueden proporcionar información valiosa, pueden proporcionar beneficios para algunos sujetos pero tener resultados no deseados para otros. Hable con su médico sobre cualquier ensayo clínico que esté considerando. Para encontrar estudios que actualmente están reclutando para GAD, vaya a clinicaltrials.gov . También describimos algunos a continuación.

Medicamentos personalizados

Cambiar entre diferentes medicamentos para encontrar cuál funciona mejor para usted puede ser un proceso largo y arduo, especialmente en el caso de los antidepresivos y los medicamentos contra la ansiedad, cuando muchas personas, comprensiblemente, quieren una solución ahora y no quieren una amplia gama de posibles efectos secundarios. tales náuseas o cambios de peso. John Papastergiou, profesor asistente de farmacia en la Universidad de Toronto, está trabajando para minimizar la confusión y los efectos secundarios no deseados con algo llamado pruebas farmacogenómicas . Utilizando la prueba de respuesta a medicamentos Pillcheck, los investigadores esperan obtener información sobre la respuesta prevista de un paciente a varios antidepresivos en función de su genética. Esto permitiría a los pacientes y a los médicos tomar decisiones más informadas sobre los mejores medicamentos para el TAG, la depresión y otros trastornos del estado de ánimo.

Reducción del estrés basada en la atención plena

La Universidad de Georgetown está realizando el primer ensayo clínico comparar la efectividad de MBSR versus un medicamento para la ansiedad. Los sujetos recibirán escitalopram, el tratamiento SSRI estándar de oro para la ansiedad, u ocho semanas de entrenamiento MBSR durante dos horas y media por semana, así como un retiro de fin de semana de un día. También se le pedirá al grupo MBSR que practique en casa todos los días durante cuarenta y cinco minutos. Los investigadores esperan proporcionar más evidencia clínica de la efectividad del MBSR, lo que brindaría a muchas personas otra opción de tratamiento viable además de los medicamentos para la ansiedad.

Aplicaciones de Mindfulness

Ha habido una gran afluencia de aplicaciones para teléfonos de meditación y atención plena en los últimos años. Muchos de ellos no se basan en pruebas. ¿Pueden estas aplicaciones reducir la ansiedad clínica o ayudar con otros problemas de salud mental? Judson Brewer, MD, PhD, director de investigación e innovación en el Mindfulness Center de la Universidad de Brown, está investigando si el Aplicación Unwinding Anxiety se puede adaptar para personas con TAG. La aplicación se enfoca en enseñar a las personas cómo comprender los ciclos perpetuos de ansiedad, reconocer estos bucles mentales y traer consciencia consciente para desaprender esta ansiedad. (Para obtener más información sobre Brewer, escúchalo en este episodio de The goop Podcast: Por qué anhelamos .)

Kundalini Yoga

Un equipo de investigadores y médicos del Hospital General de Massachusetts está estudiando Kundalini yoga —Que se enfoca en técnicas de respiración, meditación, posturas y relajación profunda— para ver si puede reducir la ansiedad entre los pacientes con TAG. El estudio tendrá una duración de doce semanas, con una sesión semanal de Kundalini yoga o CBT, y educación sobre el estrés como comparación.

Terapia de aceptación y compromiso

La terapia de aceptación y compromiso (ACT) es una forma de psicoterapia que se deriva de la TCC. A las personas se les enseña a dejar de evitar y negar sus emociones internas mediante la atención plena y la aceptación. Michael Twohig, PhD, profesor en el departamento de psicología de la Universidad Estatal de Utah, está investigando si seis semanas de sesiones de ACT grupales de dos horas, combinadas con el uso de la ACTUAR Diariamente aplicación móvil, puede disminuir las preocupaciones diarias de acuerdo con GAD.

Recursos

Ayuda en crisis

Si se encuentra en una crisis, comuníquese con el Línea de vida nacional para la prevención del suicidio llamando al 800.273.TALK (8255) o al Línea de texto de crisis enviando un mensaje de texto HOME al 741741 en los Estados Unidos.

En línea

  1. • Los Alianza Nacional de Enfermedades Mentales (NAMI) ofrece programas educativos, recursos, presentaciones, eventos de concientización y apoyo para la salud mental.

  2. • Los Instituto Nacional de Salud Mental proporciona información sobre cómo encontrar un proveedor de atención médica o un tratamiento.

  3. Sin pánico ofrece servicios de recuperación y grupos de apoyo para personas que sufren ataques de pánico.

  4. Centro de Mindfulness de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts es líder en la reducción del estrés basada en la atención plena y ofrece cursos, capacitaciones e información en línea.

  5. • Los Asociación multidisciplinaria de estudios psicodélicos (MAPS) es una organización sin fines de lucro dedicada al uso y estudio cuidadosos de los psicodélicos y la marihuana.

Libros

  1. Vivir en plena catástrofe por Jon Kabat-Zinn

  2. Mindfulness para principiantes por Jon Kabat-Zinn

  3. • Los Cuaderno de ejercicios de ansiedad y fobia por Edmund J. Bourne, PhD

  4. • Los Cómo respirar por Ashley Neese

Aplicaciones

  1. Lista de aplicaciones de salud mental revisadas por la Asociación de Ansiedad y Depresión de América (ADAA).

  2. Espacio de cabeza es una aplicación de meditación guiada y atención plena.

  3. Calma es una aplicación con meditaciones guiadas y ejercicios para dormir.

  4. TalkSpace conecta a los usuarios con terapeutas autorizados a través de Messenger.

  5. Despertando es una aplicación para explorar la mente a través de la teoría y práctica de la meditación.

Preguntas y respuestas en línea

  1. Cómo encontrar un terapeuta adecuado para usted, por el psicoterapeuta Satya Doyle Byock, MA, LPC

  2. • Cómo redirigir la ansiedad con la psicoterapeuta Jennifer Freed, PhD, y la profesora de mindfulness Deborah Eden Tull

  3. La psiquiatra Catherine Birndorf, MD, sobre cómo obtener ayuda para la ansiedad posparto

  4. • La psicóloga clínica Ellen Hendriksen, PhD, sobre cómo manejar la ansiedad social

  5. 8 formas de reducir la ansiedad con la psiquiatra Ellen Vora, MD

Episodios de The goop Podcast

  1. • Ellen Vora, MD, sobre la curación integral de la ansiedad y la depresión

  2. • James Gordon, MD, sobre trauma y técnicas de curación

  3. • 'La caja de herramientas de ansiedad social' con Ellen Hendriksen


REFERENCIAS

Adams, S. K. y Kisler, T. S. (2013). La calidad del sueño como mediador entre la calidad del sueño relacionada con la tecnología, la depresión y la ansiedad. Ciberpsicología, comportamiento y redes sociales, 16 (1), 25-30.

cómo doblar la camisa marie kondo

Akhondzadeh, S., Naghavi, H. R., Vazirian, M., Shayeganpour, A., Rashidi, H. y Khani, M. (2001). La pasiflora en el tratamiento de la ansiedad generalizada: un ensayo piloto controlado aleatorio doble ciego con oxazepam. Revista de farmacia clínica y terapéutica, 26 (5), 363–367.

Asociación Americana de Psiquiatría. (2013). El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-V) (5ª ed.).

Amsterdam, J. D., Li, Y., Soeller, I., Rockwell, K., Mao, J. J. y Shults, J. (2009). UN ENSAYO ALEATORIZADO, DOBLE CIEGO, CONTROLADO POR PLACEBO DE MATRICARIA RECUTITA ORAL (MANZANILLA) TERAPIA CON EXTRACTO DE TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADO. Revista de psicofarmacología clínica, 29 (4), 378–382.

Aylett, E., Small, N. y Bower, P. (2018). Ejercicio en el tratamiento de la ansiedad clínica en la práctica general: una revisión sistemática y un metanálisis. Investigación de servicios de salud de BMC, 18 (1).

Bandelow, B., Reitt, M., Röver, C., Michaelis, S., Görlich, Y. y Wedekind, D. (2015). Eficacia de los tratamientos para los trastornos de ansiedad: un metaanálisis. Psicofarmacología clínica internacional, 30 (4), 183-192.

Bar-Haim, Y., Lamy, D., Pergamin, L., Bakermans-Kranenburg, M. J. y van IJzendoorn, M. H. (2007). Sesgo de atención relacionado con la amenaza en individuos ansiosos y no ansiosos: un estudio metaanalítico. Psychological Bulletin, 133 (1), 1–24.

Bergamaschi, M. M., Queiroz, R. H. C., Chagas, M. H. N., de Oliveira, D. C. G., De Martinis, B. S., Kapczinski, F.,… Crippa, J. A. S. (2011). El cannabidiol reduce la ansiedad inducida por la simulación de hablar en público en pacientes con fobia social sin tratamiento previo. Neuropsicofarmacología, 36 (6), 1219-1226.

Bendición, E. M., Steenkamp, ​​M. M., Manzanares, J. y Marmar, C. R. (2015). Cannabidiol como tratamiento potencial para los trastornos de ansiedad. Neurotherapeutics, 12 (4), 825–836.

Boggs, D. L., Nguyen, J. D., Morgenson, D., Taffe, M. A. y Ranganathan, M. (2018). Evidencia clínica y preclínica de interacciones funcionales de cannabidiol y Δ9-tetrahidrocannabinol. Neuropsicofarmacología, 43 (1), 142-154.

CENTROS PARA EL CONTROL Y LA PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES. (2018). Efectos sobre la salud | Marihuana | CENTROS PARA EL CONTROL Y LA PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES. Consultado el 25 de febrero de 2019.

Chambless, D. L. y Ollendick, T. H. (2001). Intervenciones psicológicas con apoyo empírico: controversias y evidencia. Revisión anual de psicología, 52 (1), 685–716.

Chen, K. W., Berger, C. C., Manheimer, E., Forde, D., Magidson, J., Dachman, L. y Lejuez, C. W. (2012). TERAPIAS MEDITATIVAS PARA REDUCIR LA ANSIEDAD: UNA REVISIÓN SISTEMÁTICA Y METANÁLISIS DE ENSAYOS CONTROLADOS ALEATORIZADOS: Revisión: Terapias meditativas para reducir la ansiedad. Depresión y ansiedad, 29 (7), 545–562.

Crippa, J. A. S., Derenusson, G. N., Ferrari, T. B., Wichert-Ana, L., Duran, F. L., Martin-Santos, R.,… Hallak, J. E. C. (2011). Bases neuronales de los efectos ansiolíticos del cannabidiol (CBD) en el trastorno de ansiedad social generalizada: un informe preliminar. Revista de psicofarmacología, 25 (1), 121-130.

Cuijpers, P., Sijbrandij, M., Koole, S., Huibers, M., Berking, M. y Andersson, G. (2014). Tratamiento psicológico del trastorno de ansiedad generalizada: un metaanálisis. Revisión de psicología clínica, 34 (2), 130-140.

Cuijpers, P., Sijbrandij, M., Koole, S. L., Andersson, G., Beekman, A. T. y Reynolds, C. F. (2014). Agregar psicoterapia a la medicación antidepresiva en la depresión y los trastornos de ansiedad: un metanálisis. Psiquiatría mundial, 13 (1), 56–67.

Danforth, A. L., Grob, C. S., Struble, C., Feduccia, A. A., Walker, N., Jerome, L.,… Emerson, A. (2018). Reducción de la ansiedad social después de la psicoterapia asistida por MDMA con adultos autistas: un estudio piloto aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo. Psicofarmacología, 235 (11), 3137–3148.

Dantas, L.-P., de Oliveira-Ribeiro, A., de Almeida-Souza, L.-M. y Groppo, F.-C. (2017). Efectos de passiflora incarnata y midazolam para el control de la ansiedad en pacientes sometidos a extracción dental. Medicina Oral, Patología Oral y Cirugía Bucal, 22 (1), e95 – e101.

Eberth, J. y Sedlmeier, P. (2012). Los efectos de la meditación de atención plena: un metaanálisis. Mindfulness, 3 (3), 174-189.

Feinstein, J. S., Khalsa, S. S., Yeh, H., Wohlrab, C., Simmons, W. K., Stein, M. B. y Paulus, M. P. (2018). Examinar el efecto ansiolítico y antidepresivo a corto plazo de Floatation-REST. PLoS ONE, 13 (2).

Gordon, B. R., McDowell, C. P., Lyons, M. y Herring, M. P. (2017). Los efectos del entrenamiento con ejercicios de resistencia sobre la ansiedad: un metaanálisis y un análisis de meta-regresión de ensayos controlados aleatorios. Medicina del deporte, 47 (12), 2521–2532.

Grant, D. M., Judah, M. R., White, E. J. y Mills, A. C. (2015). Preocupación y discriminación de amenazas y señales de seguridad: una investigación potencial relacionada con eventos. Terapia de comportamiento, 46 ​​(5), 652–660.

Grossman, P., Niemann, L., Schmidt, S. y Walach, H. (2010). Reducción del estrés y beneficios para la salud basados ​​en la atención plena: un metaanálisis. Enfoque en terapias alternativas y complementarias, 8 (4), 500–500.

Hall, L., Tejada-Tayabas, L. M. y Monárrez-Espino, J. (2017). Saltarse el desayuno, la ansiedad, el ejercicio y el consumo de refrescos están asociados con la calidad de la dieta en los estudiantes universitarios mexicanos. Ecología de la alimentación y la nutrición, 56 (3), 218-237.

Hayes-Skelton, S. A. y Roemer, L. (2013). Una visión contemporánea de la relajación aplicada para el trastorno de ansiedad generalizada. Terapia cognitivo-conductual, 42 (4).

Hofmann, S. G., Andreoli, G., Carpenter, J. K. y Curtiss, J. (2016). Efecto del Hatha Yoga sobre la ansiedad: un metaanálisis. Revista de medicina basada en evidencia.

Hofmann, S. G., Sawyer, A. T., Witt, A. A. y Oh, D. (2010). El efecto de la terapia basada en la atención plena sobre la ansiedad y la depresión: una revisión metaanalítica. Revista de consultoría y psicología clínica, 78 (2), 169-183.

Kaczkurkin, A. N. y Foa, E. B. (2015). Terapia cognitivo-conductual para los trastornos de ansiedad: una actualización de la evidencia empírica. Diálogos en neurociencia clínica, 17 (3), 337–346.

Kaviani, N., Tavakoli, M., Tabanmehr, M. y Havaei, R. (2013). La eficacia de Passiflora Incarnata Linnaeus para reducir la ansiedad dental en pacientes sometidos a tratamiento periodontal. Revista de Odontología, 14 (2), 68–72.

Keefe, J. R., Guo, W., Li, Q. S., Amsterdam, J. D. y Mao, J. J. (2018). Un estudio exploratorio de los cambios de cortisol en la saliva durante la terapia con extracto de manzanilla del trastorno de ansiedad generalizada de moderada a grave. Revista de investigación psiquiátrica, 96, 189-195.

Keefe, J. R., Mao, J. J., Soeller, I., Li, Q. S. y Amsterdam, J. D. (2016). Terapia de corto plazo con manzanilla (Matricaria chamomilla L.) para el trastorno de ansiedad generalizada de moderada a grave. Fitomedicina: Revista Internacional de Fitoterapia y Fitofarmacología, 23 (14), 1699-1705.

Kral, T. R. A., Schuyler, B. S., Mumford, J. A., Rosenkranz, M. A., Lutz, A. y Davidson, R. J. (2018). Impacto del entrenamiento de meditación de atención plena a corto y largo plazo en la reactividad de la amígdala a los estímulos emocionales. NeuroImage, 181, 301–313.

Lakhan, S. E. y Vieira, K. F. (2010). Suplementos nutricionales y herbales para la ansiedad y los trastornos relacionados con la ansiedad: revisión sistemática. Revista de nutrición, 9, 42.

Lawton, E., Brymer, E., Clough, P. y Denovan, A. (2017). La relación entre el entorno de actividad física, la relación con la naturaleza, la ansiedad y los beneficios de bienestar psicológico de quienes hacen ejercicio con regularidad. Fronteras en psicología, 8.

Lehrer, P. M. y Gevirtz, R. (2014). Biorretroalimentación de la variabilidad de la frecuencia cardíaca: ¿cómo y por qué funciona? Fronteras en psicología, 5.

Liu, R. T., Walsh, R. F. L. y Sheehan, A. E. (2019). Prebióticos y probióticos para la depresión y la ansiedad: una revisión sistemática y un metanálisis de ensayos clínicos controlados. Reseñas de neurociencia y comportamiento biológico, 102, 13-23.

Mao, J. J., Xie, S. X., Keefe, J. R., Soeller, I., Li, Q. S. y Amsterdam, J. (2016). Tratamiento a largo plazo de manzanilla (Matricaria chamomilla L.) para el trastorno de ansiedad generalizada: ensayo clínico aleatorizado. Fitomedicina: Revista internacional de fitoterapia y fitofarmacología, 23 (14), 1735-1742.

Martyn, P. y Brymer, E. (2016). La relación entre la relación con la naturaleza y la ansiedad. Revista de psicología de la salud, 21 (7), 1436-1445.

Mayo Clinic. (2017). Trastorno de ansiedad generalizada: síntomas y causas. Consultado el 16 de octubre de 2019.

Niesink, R. J. M. y van Laar, M. W. (2013). ¿El cannabidiol protege contra los efectos psicológicos adversos del THC? Fronteras en psiquiatría, 4.

NIH. (2017). NIMH »Cualquier trastorno de ansiedad. Consultado el 6 de febrero de 2019.

Owen, L. y Corfe, B. (2017). El papel de la dieta y la nutrición en la salud mental y el bienestar. Proceedings of the Nutrition Society, 76 (04), 425–426.

Petruzzello, S. J., Landers, D. M., Hatfield, B. D., Kubitz, K. A. y Salazar, W. (1991). Un metaanálisis sobre los efectos reductores de la ansiedad del ejercicio agudo y crónico: resultados y mecanismos. Medicina del deporte, 11 (3), 143–182.

Pratte, M. A., Nanavati, K. B., Young, V. y Morley, C. P. (2014). Un tratamiento alternativo para la ansiedad: una revisión sistemática de los resultados de ensayos en humanos informados para la hierba ayurvédica Ashwagandha (Withania somnifera). The Journal of Alternative and Complementary Medicine, 20 (12), 901–908.

Reis, D. J., Ilardi, S. S. y Punt, S. E. W. (2018). El efecto ansiolítico de los probióticos: una revisión sistemática y metanálisis de la literatura clínica y preclínica. PLOS ONE, 13 (6), e0199041.

Ritsner, M. S., Miodownik, C., Ratner, Y., Shleifer, T., Mar, M., Pintov, L. y Lerner, V. (2011). La L-teanina alivia los síntomas positivos, de activación y de ansiedad en pacientes con esquizofrenia y trastorno esquizoafectivo: un estudio de 8 semanas, aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo y en dos centros. The Journal of Clinical Psychiatry, 72 (01), 34-42.

Ruscio, A. M., Hallion, L. S., Lim, C. C. W., Aguilar-Gaxiola, S., Al-Hamzawi, A., Alonso, J.,… Scott, K. M. (2017). Comparación transversal de la epidemiología del trastorno de ansiedad generalizada del DSM-5 en todo el mundo. Psiquiatría JAMA, 74 (5), 465–475.

Sahdra, B. K., MacLean, K. A., Ferrer, E., Shaver, P. R., Rosenberg, E. L., Jacobs, T. L.,… Saron, C. D. (2011). La inhibición de respuesta mejorada durante el entrenamiento intensivo de meditación predice mejoras en el funcionamiento socioemocional adaptativo autoinformado. Emoción, 11 (2), 299–312.

Sarris, J., Byrne, G. J., Cribb, L., Oliver, G., Murphy, J., Macdonald, P.,… Ng, C. H. (2019). L-teanina en el tratamiento adyuvante del trastorno de ansiedad generalizada: ensayo doble ciego, aleatorizado y controlado con placebo. Revista de Investigación Psiquiátrica, 110, 31-37.

Singh, N., Bhalla, M., de Jager, P. y Gilca, M. (2011). Una descripción general de Ashwagandha: un rasayana (rejuvenecedor) de Ayurveda. Revista africana de medicinas tradicionales, complementarias y alternativas, 8 (5 Suppl), 208–213.

Smith, K. y Leiras, C. (2018). La efectividad y seguridad de Kava Kava para el tratamiento de los síntomas de ansiedad: una revisión sistemática y análisis de ensayos clínicos aleatorios. Terapias complementarias en la práctica clínica, 33, 107-117.

Stoner, S. (2017). Efectos de la marihuana en la salud mental: trastornos de ansiedad (págs. 1–6). Obtenido del sitio web del Instituto de Abuso de Drogas y Alcohol de la Universidad de Washington.

Stubbs, B., Vancampfort, D., Rosenbaum, S., Firth, J., Cosco, T., Veronese, N.,… Schuch, F. B. (2017). Un examen de los efectos ansiolíticos del ejercicio para personas con ansiedad y trastornos relacionados con el estrés: un metaanálisis. Psychiatry Research, 249, 102-108.

Tamura, H., Nishida, T., Tsuji, A. y Sakakibara, H. (2017). Asociación entre uso excesivo de teléfonos móviles e insomnio y depresión entre adolescentes japoneses. Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública, 14 (7), 701.

Thomée, S., Härenstam, A. y Hagberg, M. (2011). Uso de teléfonos móviles y estrés, trastornos del sueño y síntomas de depresión entre adultos jóvenes: un estudio de cohorte prospectivo. Salud Pública de BMC, 11 (1), 66.

Tosini, G., Ferguson, I. y Tsubota, K. (2016). Efectos de la luz azul sobre el sistema circadiano y la fisiología ocular. Visión molecular, 22, 61–72.

Tromp, D. P. M., Grupe, D. W., Oathes, D. J., McFarlin, D. R., Hernandez, P. J., Kral, T. R. A.,… Nitschke, J. B. (2012). Conectividad estructural reducida de la vía frontolímbica en el trastorno de ansiedad generalizada. Archives of General Psychiatry, 69 (9), 925–934.

Twomey, C. D. (2017). Asociación del consumo de cannabis con el desarrollo de síntomas de ansiedad elevados en la población general: un metaanálisis. Revista de epidemiología y salud comunitaria, 71 (8), 811–816.

Vahedi, Z. y Saiphoo, A. (2018). La asociación entre el uso de teléfonos inteligentes, el estrés y la ansiedad: una revisión metaanalítica. Estrés y salud, 34 (3), 347–358.

Visnjic, A., Velickovic, V., Sokolovic, D., Stankovic, M., Mijatovic, K., Stojanovic, M.,… Radulovic, O. (2018). Relación entre la forma de uso del teléfono móvil y la depresión, ansiedad y estrés en estudiantes universitarios. Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública, 15 (4), 697.

Walsh, Z., González, R., Crosby, K., S. Thiessen, M., Carroll, C. y Bonn-Miller, M. O. (2017). Cannabis medicinal y salud mental: una revisión sistemática guiada. Revisión de psicología clínica, 51, 15–29.

Yannakoulia, M., Panagiotakos, D. B., Pitsavos, C., Tsetsekou, E., Fappa, E., Papageorgiou, C. y Stefanadis, C. (2008). Hábitos alimentarios en relación con síntomas de ansiedad en adultos aparentemente sanos. Un análisis de patrones del estudio ATTICA. Appetite, 51 (3), 519–525.

Yoto, A., Motoki, M., Murao, S. y Yokogoshi, H. (2012). Efectos de la ingesta de L-teanina o cafeína sobre los cambios en la presión arterial bajo estrés físico y psicológico. Revista de antropología fisiológica, 31 (1), 28.

Zanesco, A. P., King, B. G., MacLean, K. A., Jacobs, T. L., Aichele, S. R., Wallace, B. A.,… Saron, C. D. (2016). El entrenamiento en meditación influye en la distracción mental y la lectura sin sentido. Psicología de la conciencia: teoría, investigación y práctica, 3 (1), 12–33.

Zuardi, A. W., Cosme, R. A., Graeff, F. G. y Guimarães, F. S. (1993). Efectos de la ipsapirona y el cannabidiol sobre la ansiedad experimental humana. Revista de psicofarmacología, 7 (1_suppl), 82–88.

Descargo de responsabilidad

Este artículo es solo para fines informativos, incluso si y en la medida en que presenta el consejo de médicos y profesionales médicos. Este artículo no es, ni pretende ser, un sustituto del asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional y nunca se debe confiar en él para obtener un consejo médico específico. La información y los consejos de este artículo se basan en investigaciones publicadas en revistas revisadas por pares, en prácticas de la medicina tradicional y en recomendaciones hechas por profesionales de la salud, los Institutos Nacionales de Salud, los Centros para el Control de Enfermedades y otras organizaciones científicas médicas establecidas. esto no representa necesariamente las opiniones de goop.