Esclerosis múltiple (EM)

Esclerosis múltiple (EM)

Última actualización: diciembre de 2019

Nuestro equipo de ciencia e investigación lanzado goop doctorado para recopilar los estudios e información más significativos sobre una variedad de temas de salud, condiciones y enfermedades. Si hay algo que le gustaría que cubrieran, envíenos un correo electrónico a [correo electrónico protegido] .

  1. Tabla de contenido

  2. Comprensión de la esclerosis múltiple



    1. Los síntomas de la esclerosis múltiple
    2. Subtipos de esclerosis múltiple
  3. Causas potenciales de la esclerosis múltiple

    1. Causas inmunológicas
    2. Virus
    3. Predisposicion genética
    4. Clústeres de MS
  4. Cómo se diagnostica la esclerosis múltiple



VER TABLA DE CONTENIDO COMPLETA
  1. Tabla de contenido

  2. Comprensión de la esclerosis múltiple

    1. Los síntomas de la esclerosis múltiple
    2. Subtipos de esclerosis múltiple
  3. Causas potenciales de la esclerosis múltiple

    1. Causas inmunológicas
    2. Virus
    3. Predisposicion genética
    4. Clústeres de MS
  4. Cómo se diagnostica la esclerosis múltiple



  5. Cambios en el estilo de vida

    1. Evitar pseudo recaídas
    2. Movilidad
    3. Caídas
    4. Cuidadores
    5. De fumar
  6. Nutrientes y suplementos para la esclerosis múltiple

    1. Vitamina D
    2. Vitamina B12
    3. Ácidos grasos poliinsaturados
    4. Calcio
    5. Selenio
    6. Zinc
    7. Antioxidantes
    8. Resveratrol
  7. Tratamientos convencionales para la esclerosis múltiple

    1. Tratamiento de recaídas graves
    2. Fármacos modificadores de la enfermedad
    3. Tratamientos específicos de síntomas
    4. Terapia física
    5. Estimulación eléctrica funcional (FES)
  8. Opciones de tratamiento complementario para la esclerosis múltiple

    1. Psicoterapia
    2. Yoga
    3. Vibración de cuerpo entero
    4. Acupuntura
    5. Gingko
    6. Ginseng asiático
    7. Cannabis
  9. Investigación nueva y prometedora sobre la esclerosis múltiple

    1. Orígenes virales de la EM
    2. Canales de calcio
    3. Triptófano
    4. Reparación de la vaina de mielina con hormonas tiroideas
    5. Terapia de genes
    6. Terapia de estrógenos
  10. Ensayos clínicos para la esclerosis múltiple

    1. Dietas cetogénicas y ayuno intermitente
    2. Quimioterapia para las recaídas
    3. Entrenamiento en cinta de correr de realidad virtual
    4. Elezanumab
    5. Estimulación transcraneal de corriente continua (tDCS)
  11. Recursos

  12. Referencias

Última actualización: diciembre de 2019

Nuestro equipo de ciencia e investigación lanzado goop doctorado para recopilar los estudios e información más significativos sobre una variedad de temas de salud, condiciones y enfermedades. Si hay algo que le gustaría que cubrieran, envíenos un correo electrónico a [correo electrónico protegido] .

Comprensión de la esclerosis múltiple

Todavía no está claro por qué algunas personas desarrollan esclerosis múltiple (EM), que es un tipo de enfermedad autoinmune. Con cualquier enfermedad autoinmune, el sistema inmunológico del cuerpo se confunde y ya no puede diferenciar entre los gérmenes invasores que debería atacar y las células, tejidos y órganos sanos del propio cuerpo. Entonces, el sistema inmunológico corre desenfrenado, atacando cualquier cosa a su paso, incluido el cuerpo. Hay más de ochenta enfermedades autoinmunes diferentes que se han identificado. Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) estiman que más de 23,5 millones de estadounidenses padecen una enfermedad autoinmune, y la prevalencia de muchas de estas enfermedades está aumentando, probablemente debido a causas ambientales que aún no se han explicado completamente (NIH, 2012 Schmidt, 2011 ).

La EM se caracteriza porque el cuerpo ataca el sistema nervioso central, y se dirige específicamente a la mielina y las fibras nerviosas. La mielina es la vaina protectora compuesta de grasas y proteínas que recubre los nervios y facilita la transmisión eficiente de las señales nerviosas. Cuando la mielina y las fibras nerviosas se dañan, los nervios pierden su función y aparecen los síntomas neurológicos de la EM. Estas áreas de daño o cicatrización en el sistema nervioso central se denominan lesiones.

¿A cuántas personas afecta la esclerosis múltiple?

La EM es un diagnóstico raro, que afecta a un estimado 2,5 millones de personas en todo el mundo . Las mujeres tienen aproximadamente el doble de probabilidades que los hombres de desarrollar EM, pero en algunos países, esta disparidad de género es aún mayor. La edad promedio de aparición es entre los veinticinco y los treinta y cinco años. En los EE. UU., La EM es más común entre los caucásicos de ascendencia del norte de Europa y los afroamericanos (Ascherio y Munger, 2016).

Los síntomas de la esclerosis múltiple

El daño de la mielina y de las fibras nerviosas causa síntomas neurológicos como debilidad, entumecimiento, dolor, calambres, espasmos musculares, pérdida del equilibrio, sensación de hormigueo y parálisis. Los síntomas de la EM son impredecibles y muy variables de persona a persona. Las personas también pueden experimentar cualquiera de los siguientes síntomas (u otros): dolor de cabeza, temblor muscular, fatiga, mareos, disminución de la sensibilidad, incontinencia urinaria, visión borrosa, disfunción sexual, ansiedad y dificultad para hablar. Las personas con EM viven vidas relativamente normales y largas.

Subtipos de esclerosis múltiple

La mayoría de las personas con EM tienen lo que se llama EM remitente-recurrente (EMRR) , en el que los síntomas recaen repetidamente y luego mejoran o desaparecen por completo. La mayoría de las personas con EMRR llegarán a desarrollar EM secundaria progresiva (SPMS) , en el que los síntomas empeoran progresivamente, ya no con recuperación, lo que provoca problemas para caminar o, finalmente, pérdida de la función neurológica. Es posible que otros no experimenten ningún período de alivio, sino que sigan un curso acelerado de la enfermedad; esto se llama EM primaria progresiva (PPMS) .

Los tipos de EM se pueden caracterizar además por si son activos (recaídas o lesiones nuevas detectadas por resonancia magnética), inactivos, empeorando (un aumento de la discapacidad después de una recaída) o no empeorando. Algunas personas pueden tener un episodio de problemas neurológicos similares a la EM relacionados con la inflamación y desmielinización del sistema nervioso que dura veinticuatro horas o más, lo que se denomina síndrome clínicamente aislado (CIS). Las personas con CIS pueden desarrollar EM o no.

Causas potenciales de la esclerosis múltiple

Si bien no se comprende completamente la causa exacta de la EM, existen varias teorías relacionadas con el sistema inmunológico, las infecciones y la genética. La EM se asocia con el tabaquismo, la obesidad y los niveles bajos de vitamina D. La EM también tiende a afectar a las comunidades en grupos.

Causas inmunológicas

La inflamación del sistema nervioso que es característica de la EM es probablemente causada por una respuesta inmune anormal. Los dos actores clave en la función inmunológica son las células T, que causan inflamación, y las células B, que producen anticuerpos y causan daño al sistema nervioso central. Sin embargo, no está claro qué causa que la actividad anormal de las células T y B ponga en movimiento los procesos detrás de la EM.

Virus

Varios estudios han relacionado el virus de Epstein-Barr, el virus del herpes humano 6 y otras infecciones virales con el desarrollo de la EM. La teoría es que estos virus infectan las células inmunes, lo que predispone al organismo a la autoinmunidad (Ascherio & Munger, 2016).

Predisposicion genética

Existe un riesgo genético asociado con la EM. Si un gemelo idéntico tiene EM, el otro gemelo tiene una probabilidad entre cuatro de desarrollarla también. Existe un riesgo menor, pero aún alto, de desarrollar EM si uno de sus padres o hermanos no idénticos tiene la enfermedad.

Clústeres de MS

A lo largo de los años, se han reportado grupos de EM (un número de diagnósticos de EM superior al esperado estadísticamente) en ciertas regiones. Debido a que la EM es causada por una interacción compleja de factores ambientales y genéticos, es posible que las personas que viven en la misma área estén expuestas a la misma combinación de factores de riesgo que pueden desencadenar el desarrollo de la EM, como el tabaquismo, la obesidad o la infección por Epstein. -Virus Barr, y bajo estado de vitamina D (Ascherio & Munger, 2016). Los investigadores han examinado informes de grupos a lo largo de los años para determinar qué factores únicos en estas áreas pueden haber llevado a la EM. Sin embargo, estos estudios son muy difíciles de realizar, ya que requieren una evaluación retrospectiva de la exposición de las personas a los posibles desencadenantes de su niñez y a lo largo de su vida. También existe incertidumbre acerca de si los conglomerados realmente apuntan a una causa particular de preocupación o si se trata simplemente de una variación estadística aleatoria normal en el inicio de la enfermedad.

Cómo se diagnostica la esclerosis múltiple

La EM suele aparecer alrededor de los treinta años. Los primeros síntomas de la EM son generalmente problemas de visión o entumecimiento de la cara, el cuerpo, los brazos o las piernas. Dado que no existe una prueba específica para la EM y la enfermedad puede aparecer de manera tan diferente de persona a persona, algunos pueden diagnosticarse temprano, mientras que otros pueden tener síntomas más difíciles de alcanzar que los médicos no pueden diagnosticar fácilmente. Pero la EMRR suele ser un diagnóstico sencillo basado en síntomas y escáneres cerebrales, que pueden mostrar daño nervioso desde el principio. En casos más difíciles y para personas con EMPP, pueden ser necesarios análisis de sangre y análisis de líquido cefalorraquídeo para detectar anticuerpos anormales, así como pruebas de potenciales evocados, que miden la respuesta del sistema nervioso a estímulos visuales o eléctricos.

Cambios en el estilo de vida

Controlar la EM implica evitar los desencadenantes que pueden empeorar los síntomas. Varios tipos de equipos médicos pueden ayudar con la movilidad y los cuidadores pueden ayudar a mejorar la calidad de vida y garantizar la seguridad. Las personas con EM deben evitar fumar.

Evitar pseudo recaídas

Cuando la inflamación del sistema nervioso central (SNC) daña la capa de mielina de los nervios, pueden producirse recaídas. Las recaídas generalmente se resolverán por sí solas sin tratamiento, sin embargo, las recaídas más graves pueden justificar la medicación. La fatiga, la actividad física, el estrés y el calor también pueden empeorar los síntomas, lo que se conoce como pseudorrecaída porque los síntomas no son causados ​​por la inflamación del SNC. Si descubre que estos son factores desencadenantes para usted, evite la exposición al sol y las temperaturas extremas. Trabaje con su médico para determinar qué nivel de actividad física es el adecuado para usted. Además, es posible que le receten medicamentos para ayudar con la recaída o los síntomas asociados (consulte el sección de tratamientos convencionales ).

Movilidad

Cuando los músculos ya no reciben la información correcta del sistema nervioso, ciertas actividades, como caminar, pueden volverse más difíciles. El equipo adaptable puede ayudarlo a mantenerse en movimiento. Una órtesis de tobillo-pie es un aparato ortopédico que se coloca sobre la pierna y el pie para sostener el tobillo y corregir la caída del pie (dificultad para levantar la parte delantera del pie al caminar). Otros equipos de movilidad pueden incluir zapatos de apoyo, sillas de ruedas o modificaciones del vehículo para ayudar con la conducción. Los animales de apoyo también pueden ser útiles para caminar, alertar a las personas con EM sobre sonidos o peligros cercanos, proporcionar equilibrio y mucho más. Trabaje con su proveedor de atención médica y fisioterapeuta para determinar qué recursos son más beneficiosos para usted y qué puede ayudar a cubrir su seguro.

Caídas

Una combinación de problemas de movilidad, debilidad, mareos, defectos sensoriales, temblores, fatiga, intolerancia al calor y efectos secundarios de los medicamentos pone a los pacientes con EM en alto riesgo de caídas. Es importante identificar las áreas potencialmente peligrosas en su hogar, como la ducha, el inodoro o las escaleras, y hacerlas seguras. Discuta cualquier síntoma específico con su médico para determinar si podría manejarse mejor para prevenir caídas. También puede encontrar que un dispositivo de movilidad, como un bastón, es útil, especialmente si se cae con frecuencia o tiene que agarrarse a muebles o paredes para moverse. Si se cae, intente relajarse y evalúe si tiene alguna lesión antes de ponerse de pie. Si necesita ayuda, pregúntele a alguien cercano o llame al 911, según sea necesario, por supuesto.

Cuidadores

A medida que la EM progresa, es posible que algunos pacientes deseen que los cuidadores los ayuden con las tareas del hogar, las tareas diarias o su cuidado, ya sea en un hospital o en su casa. ¿Necesitas un cuidador? Si tiene problemas con cosas como tomar una ducha, puede ser útil tener a alguien allí para ayudarlo, para que no se caiga ni se lastime. Aunque al principio pueda parecer limitante o como si se estuviera rindiendo, un cuidador confiable es muy importante para mantener la independencia. Incluso si puede realizar las tareas habituales de la casa solo, tener un cuidador puede liberarlo para que se sienta menos fatigado y pueda dedicar tiempo a las cosas que ama.

Desafortunadamente, tener un cuidador puede ser costoso ya que muchas compañías de seguros de salud comerciales no cubren el costo. Las pólizas de atención a largo plazo pueden cubrir el costo. Muchas personas con EM también dependen de sus familiares para recibir asistencia y atención. Esto puede suponer una carga importante para los miembros de la familia, provocando estrés y afectando la calidad de vida. La Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple tiene un informativo guía sobre proveedores de atención domiciliaria y cuidar a sus seres queridos con EM .

De fumar

Numerosos estudios han concluido que los fumadores de cigarrillos tienen un mayor riesgo de desarrollar EM y que las personas con EM que fuman son más propensas a una progresión acelerada de la enfermedad (Degelman y Herman, 2017). Teniendo esto en cuenta, es fundamental que las personas con EM dejen de fumar. Si necesita ayuda para dejar de fumar, hable con su médico sobre las opciones.

Nutrientes y suplementos para la esclerosis múltiple

En general, se recomienda que las personas con EM se complementen con vitamina D. La vitamina B12, los ácidos grasos poliinsaturados y los antioxidantes, como el resveratrol, también pueden ser beneficiosos. Se necesita más investigación sobre el calcio, el selenio y el zinc para la EM.

Vitamina D

Los estudios han demostrado que los niveles bajos de vitamina D son un factor de riesgo para el desarrollo de la EM: se ha demostrado que las personas que pasaron más tiempo al aire libre cuando eran niños tienen un menor riesgo de contraer EM (Pierrot-Deseilligny & Souberbielle, 2017). Los países más alejados del ecuador tienen una mayor incidencia de EM (Ascherio y Munger, 2016). Una nueva investigación ha demostrado que la vitamina D puede ayudar a proteger contra la EM al reducir la inflamación y modular el sistema inmunológico. Y varios estudios han sugerido beneficios de la suplementación con vitamina D en pacientes con EM (Bagur et al., 2017). Por lo tanto, se recomienda que las personas con EM se complementen con vitamina D si no se exponen regularmente al sol (Pierrot-Deseilligny & Souberbielle, 2017).

Vitamina B12

Esta vitamina juega un papel en la formación de la vaina de mielina (la cubierta protectora alrededor de los nervios que está dañada en los pacientes con EM), así como en la producción de glóbulos blancos, que es crucial para la inmunidad. Por eso, es comprensible que las personas con EM obtengan suficiente vitamina B12. Varios estudios han encontrado que los pacientes con EM tienen niveles bajos de vitamina B12; sin embargo, no hay suficiente investigación para determinar si la suplementación con vitamina B12 puede reducir la actividad de la enfermedad de EM (Bagur et al., 2017). Debido a que la B12 está presente solo en los alimentos de origen animal y es difícil de absorber, un suplemento es beneficioso para los veganos, los vegetarianos y para cualquier persona mayor de cincuenta años, ya que nuestra capacidad para absorber la vitamina disminuye a medida que envejecemos (NIH, 2019b).

Ácidos grasos poliinsaturados

Si bien algunos investigadores plantean la hipótesis de que los ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) como los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar con la función neuronal, ha habido evidencia contradictoria sobre si las personas con una ingesta baja de PUFA tienen un mayor riesgo de EM (NIH, 2019a). Un estudio de 2017 analizó datos del Nurses ’Health Study, una gran cohorte de mujeres a las que se les dio seguimiento desde 1984 a 2004, y encontró que las mujeres que informaron una mayor ingesta de ácido alfa linolénico omega-3 tenían un riesgo menor de EM. Se necesita más investigación para confirmar si las grasas omega-3 protegen contra la EM y la investigación clínica futura también debería determinar si la suplementación en pacientes con EM es útil para reducir la actividad de la enfermedad.

¿Qué alimentos contienen el ácido alfa-linolénico omega-3?

Buenas fuentes de ALA incluyen aceite de linaza, semillas de lino, semillas de chía y nueces (Bjørnevik, Chitnis, Ascherio y Munger, 2017 NIH, 2019a).

Calcio

Un mineral que se comenta a menudo en el contexto de la EM es el calcio. Se ha informado que los niveles de calcio y fosfato se reducen en personas con EM (consulte la sección de investigación ) (Kubicka-Baczyk, Labuz-Roszak, Pierzchala, Adamczyk-Sowa y Machowska-Majchrzak, 2015). Sin embargo, no se han realizado estudios adecuados para llegar a conclusiones sobre los niveles de calcio en pacientes con EM o si la suplementación es útil. El calcio es importante para las personas con riesgo de osteoporosis, al igual que muchas personas con EM. Hable con su médico sobre si necesita aumentar su ingesta de calcio.

Selenio

Algunos estudios han demostrado que las personas con EM pueden tener niveles más bajos de selenio, lo que ha llevado a la sugerencia de que la suplementación sería útil, ya que el selenio tiene efectos antioxidantes (Socha et al., 2014). Sin embargo, aún no se han realizado ensayos clínicos adecuados.

Zinc

La investigación sobre el zinc y la EM ha sido mixta: algunos estudios muestran que las personas con EM tienen niveles bajos, mientras que otros estudios dicen que no, los pacientes con EM tienen niveles altos de zinc, que activan el sistema inmunológico y empeoran la EM. La diferencia puede deberse a si el zinc se mide en la sangre o en el líquido cefalorraquídeo. Los estudios no han sido lo suficientemente consistentes como para llegar a conclusiones definitivas todavía, y tampoco se han realizado estudios adecuados para demostrar si la suplementación es útil o perjudicial (Bredholt y Frederiksen, 2016).

Antioxidantes

La investigación sugiere que el estrés oxidativo (un desequilibrio entre los radicales libres reactivos y los antioxidantes que pueden dañar las células y los tejidos) puede desempeñar un papel en el desarrollo y la progresión de la esclerosis múltiple. Y los antioxidantes se han propuesto como una forma de proteger al cerebro de la atrofia y de prevenir parte del daño que causa la EM (Gilgun-Sherki, Melamed y Offen, 2004). Actualmente, no existen ensayos clínicos sólidos que respalden el uso de ningún antioxidante específico para el daño relacionado con la EM. Esta es la evidencia que tenemos hoy:

  1. • Un estudio de 2017 encontró que los pacientes con SPMS que tomaron 1200 miligramos de ácido alfa lipoico racémico al día durante dos años tenían menos atrofia cerebral que aquellos que no tomaron ácido lipoico (Spain et al., 2017). El ácido lipoico racémico es la forma más comercialmente disponible de ácido alfa lipoico y contiene tanto el isómero R (que se encuentra en varios alimentos, como levadura, espinaca, brócoli y patatas) como el isómero S (que se encuentra solo en material sintético).

  2. • Una revisión de 2015 encontró que había evidencia preclínica prometedora para el uso de EGCG, un polifenol que se encuentra en el té, así como para el ácido alfa lipoico. Ambos compuestos tienen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que pueden funcionar para reducir el daño neurológico (Plemel et al., 2015).

  3. • Otros antioxidantes que han demostrado beneficios preclínicos incluyen la cúrcuma y el resveratrol (Sanadgol et al., 2017).

Se necesita más investigación clínica sólida para determinar qué antioxidantes son los más útiles para los pacientes con EM.

Resveratrol

Encontrado en la piel de las uvas y los arándanos, el resveratrol es un polifenol que es famoso por sus efectos antioxidantes. Algunas investigaciones sugieren que el resveratrol puede atravesar la barrera hematoencefálica y llegar al cerebro, ayudando con problemas neurológicos al disminuir la inflamación. Varios estudios preclínicos han demostrado que el resveratrol es beneficioso para ratones con síntomas similares a los de la EM (Sanadgol et al., 2017). Un estudio de 2017 particularmente interesante encontró que el resveratrol promovió la remielinización (regeneración de la mielina que está dañada como resultado de la EM) (Ghaiad, Nooh, El-Sawalhi y Shaheen, 2017). Estos estudios son muy prometedores. Se necesita investigación clínica futura para determinar si los efectos encontrados en ratones también son generalizables a humanos con EM.

Tratamientos convencionales para la esclerosis múltiple

Desafortunadamente, todavía no existe una cura conocida para la EM. El tratamiento de la EM implica controlar los ataques y los síntomas, mientras se intenta reducir la progresión de la enfermedad. El tratamiento es muy individual según la gravedad, los síntomas, el tipo de EM y las preferencias personales.

Tratamiento de recaídas graves

Durante una recaída grave, la mayoría de los neurólogos recomiendan un ciclo de corticosteroides en dosis altas durante unos días para reducir la inflamación. Esto puede ayudar a disminuir la duración del ataque y promover la recuperación. Otro tratamiento para los ataques de EM se llama intercambio de plasma: se extrae sangre, se extrae el plasma, se mezclan las células sanguíneas con una solución de proteína y luego se devuelven a su cuerpo. El intercambio de plasma es particularmente eficaz para los pacientes que tienen nuevos síntomas y no responden bien a los corticosteroides (Mayo Clinic, 2019).

Fármacos modificadores de la enfermedad

Estos medicamentos están destinados a retardar la progresión de la enfermedad al reducir la frecuencia y gravedad de las recaídas y reducir las lesiones cerebrales. Solo existe una terapia modificadora de la enfermedad aprobada por la FDA para la EMPP, que se llama ocrelizumab (Ocrevus). Existen varios medicamentos modificadores de la enfermedad aprobados por la FDA para las formas recurrentes de EM.

El tratamiento estándar de primera línea para la EM recidivante es el IFN-beta (interferones beta), que se inyecta y actúa reduciendo la inflamación. En los ensayos clínicos de IFN-beta, el efecto secundario adverso más común fue la depresión (Watzlawik, Wootla y Rodríguez, 2016). Mientras tome IFN-beta, deberá controlar su hígado, ya que el daño hepático también es uno de los efectos secundarios (Byrnes, Afdhal, Challies y Greenstein, 2006). Otro tipo de medicamento inyectable es el acetato de glatiramer (Copaxone), que puede bloquear los ataques inmunes contra la mielina. También existen tratamientos orales para reducir las recaídas, que incluyen inmunosupresores, como fingolimod y teriflunomida, así como antiinflamatorios, como dimetilfumarato y siponimod. (El siponimod y la cladribina, un fármaco de quimioterapia, también están aprobados para el tratamiento activo del SPMS). Otros tratamientos para las formas recurrentes de EM se administran por infusión, como ocrelizumab, natalizumab, alemtuzumab y mitoxantrona (que se reserva para casos extremadamente graves de EM) (Mayo Clinic, 2019).

Trabaje con su médico para determinar qué medicamentos son adecuados para usted, teniendo en cuenta los efectos secundarios importantes.

Tratamientos específicos de síntomas

Se pueden recetar relajantes musculares para reducir la rigidez y los espasmos musculares. Para reducir la fatiga relacionada con la EM, se puede recetar amantadina (un promotor de la dopamina y antivírico) o estimulantes, como modafinilo o metilfenidato (Ritalin). Para las personas con problemas de capacidad para caminar debido a la EM, la dalfampridina (Ampyra) es el único medicamento recetado que se usa para ayudar a mejorar la velocidad al caminar. Es posible que se necesiten otros medicamentos para síntomas más específicos relacionados con la vejiga, el dolor, el estado de ánimo o la función sexual (Mayo Clinic, 2019).

Terapia física

Para los pacientes que pierden la capacidad de caminar o hablar, la fisioterapia puede ser importante para recuperar la funcionalidad normal. Los ejercicios de fisioterapia funcionan para fortalecer los músculos y mejorar el equilibrio y la coordinación; sin embargo, ha habido una falta de investigación de calidad sobre los ejercicios y regímenes precisos que son beneficiosos para los pacientes. Se ha demostrado que el entrenamiento de resistencia moderado mejora la fuerza muscular en los brazos y las piernas y ayuda con la velocidad al caminar, la fatiga y la calidad de vida. El entrenamiento de resistencia también mejora la fuerza muscular, así como la velocidad al caminar y subir escaleras y alivia la discapacidad y la fatiga. El entrenamiento combinado de resistencia y resistencia puede ser beneficioso, pero qué ejercicios y programas son adecuados depende de las habilidades físicas y la salud del individuo (Döring, Pfueller, Paul y Dörr, 2011).

Estimulación eléctrica funcional (FES)

Otro tipo de fisioterapia que se puede utilizar se llama estimulación eléctrica funcional (FES). FES envía pulsos eléctricos débiles a través de los músculos para mejorar su función cuando el sistema nervioso ya no puede enviar correctamente los impulsos musculares. Un metaanálisis de 2017 de diecinueve estudios encontró que FES mejoró la caída del pie (dificultad para levantar la parte delantera del pie), así como la velocidad al caminar en pacientes con EM (Miller et al., 2017). Hay dos dispositivos FES diseñados para ayudar con la caída del pie, el WalkAide y el NESS L300. Es posible que estos dispositivos no estén cubiertos por el seguro, así que hable con su médico acerca de la mejor opción para usted (Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple).

Opciones de tratamiento complementario para la esclerosis múltiple

Si bien la atención médica regular es esencial para las personas con EM, combinar la atención médica con medicinas complementarias y alternativas puede ayudar a mejorar la calidad de vida al reducir el dolor y mejorar el estado de ánimo. Hay muchas opciones que puede valer la pena agregar a su atención habitual, como psicoterapia, yoga suave, acupuntura, suplementos de hierbas y cannabis.

Psicoterapia

Vivir con EM puede resultar agotador tanto física como psicológicamente. Poder compartir sus preocupaciones, inquietudes y luchas con un terapeuta autorizado puede ayudarlo a liberar algo del estrés. La depresión es muy común en las personas con EM; aproximadamente dos o tres veces más común que en la población general, no está claro si se debe a causas biológicas o si vive con una enfermedad debilitante (Patten, Marrie y Carta, 2017). Busque ayuda si la necesita o la desea, y encuentre un terapeuta con quien se sienta cómodo. Pueden trabajar contigo en los obstáculos mentales y ayudarte a sentirte más a cargo de tu vida. Si es necesario, también pueden derivarlo a un médico que pueda recetarle medicamentos antidepresivos.

Yoga

Ya sea solo para relajarse o para trabajar en la movilidad y flexibilidad del cuerpo, el yoga es un gran ejercicio que puede modificarse para que sea bastante suave o más intenso según lo que esté buscando. Una revisión de 2014 encontró que el yoga puede mejorar la fatiga y el estado de ánimo a corto plazo en pacientes con EM (Cramer, Lauche, Azizi, Dobos y Langhorst, 2014). Trabaje con su médico para determinar sus necesidades y habilidades de ejercicio. Comience a incorporar el yoga lentamente e informe a su instructor sobre las limitaciones y condiciones relevantes para que pueda sugerir modificaciones de postura.

Vibración de cuerpo entero

La terapia de vibración o vibración de cuerpo entero (WBV) implica estar de pie o hacer ejercicios en una plataforma que envía vibraciones oscilantes. Se cree que esta vibración hace que los músculos de una persona se contraigan y relajen con frecuencia, lo que puede ayudar a mejorar los síntomas de la EM y ayudar a las personas a obtener más beneficios del ejercicio. Una revisión sistemática de 2018 encontró que WBV podría beneficiar a los pacientes con EM en términos de fuerza muscular, funcionamiento, coordinación y equilibrio; sin embargo, no hay muchos estudios bien diseñados sobre la efectividad del entrenamiento de WBV (Bueno, Ramos-Campo, & Rubio-Arias, 2018), y se necesita más investigación en esta área. Hable con su médico o fisioterapeuta antes de probar WBV. Hay un ensayo clínico en Texas reclutar pacientes con EM para estudiar los efectos del entrenamiento personal frente a la vibración de todo el cuerpo.

Acupuntura

En un pequeño estudio de veinte pacientes con EMRR, la acupuntura pareció mejorar las puntuaciones de los pacientes en una prueba de su capacidad para caminar veinticinco pies (Criado, Santos, Machado, Gonçalves y Greten, 2017). Otro estudio integró la acupuntura en ocho sesiones grupales de bienestar que se administraron a mujeres con EM. Los investigadores encontraron que la fatiga, el estrés, el dolor, la depresión, la ansiedad y los problemas de sueño de las mujeres disminuyeron significativamente, mientras que su calidad de vida y su capacidad para cuidarse a sí mismas mejoraron significativamente (Becker, Stuifbergen, Schnyer, Morrison y Henneghan, 2017). Esta investigación señala la importancia de los enfoques de salud integral para las personas con EM y un posible papel de la acupuntura en la mejora de los síntomas.

Gingko

El ginkgo, una especie de árbol que se ha utilizado como remedio herbal en la medicina tradicional china, se ha evaluado en varios ensayos clínicos con resultados mixtos. Un pequeño estudio mostró que 240 miligramos de extracto de ginkgo al día durante un mes mejoraron la fatiga entre 22 personas con EM (Johnson et al., 2006). Un pequeño estudio de 38 personas con EM sugirió que 240 miligramos de ginkgo al día durante tres meses pueden mejorar algunos aspectos de la cognición. Sin embargo, cuando el mismo grupo de investigación realizó un estudio más amplio de 120 personas con EM unos años más tarde, encontraron que 240 miligramos de ginkgo diarios no mejoraban la función cognitiva (J. Lovera et al., 2007 JF Lovera et al., 2012 ). Otros estudios han evaluado si el ginkgo ayuda a reducir la actividad de la enfermedad de EM con resultados mixtos, por lo que se necesita más investigación clínica para determinar si el ginkgo puede beneficiar a los pacientes con EM y en qué medida (Mojaverrostami, Bojnordi, Ghasemi-Kasman, Ebrahimzadeh y Hamidabadi, 2018).

Ginseng asiático

El ginseng ha sido investigado por su capacidad para ayudar con diversas enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson y el Alzheimer, con hallazgos prometedores de estudios preclínicos que demuestran sus efectos antioxidantes y antiinflamatorios (Cho, 2012). La mayor parte de la investigación clínica se ha centrado en la capacidad del ginseng para mejorar el rendimiento físico, y estos estudios se han realizado principalmente en adultos sanos. Un pequeño estudio de personas con EM mostró que 250 miligramos tomados dos veces al día durante tres meses mejoraron la fatiga y la calidad de vida (Etemadifar et al., 2013). Se necesita mucha más investigación sobre el ginseng para las personas con EM antes de poder hacer recomendaciones de uso.

Cannabis

Para las personas con EM que experimentan dolor, rigidez muscular o espasmos, el cannabis puede resultar útil. Los nabiximols, un aerosol para las mucosas que contiene partes iguales de THC y CBD, se han utilizado en ensayos clínicos de pacientes con EM en EE. UU. Y han sido aprobados en algunos países para la espasticidad asociada a la EM. Un metaanálisis de 2010 de 666 pacientes con EM encontró que Sativex (una marca de nabiximol que contiene 2,7 miligramos de THC y 2,5 miligramos de CBD) redujo la espasticidad y tuvo pocos efectos secundarios (Wade, Collin, Stott y Duncombe, 2010). Fumar cannabis también puede tener beneficios, ya que un pequeño estudio de treinta personas con EM descubrió que aquellos que fumaban cinco bocanadas de un cigarrillo de cannabis que contenía un 4 por ciento de THC tenían una reducción del dolor muscular y la espasticidad (Corey-Bloom et al., 2012).

Aunque la investigación clínica aún es preliminar y el cannabis no ha sido aprobado por la FDA para el uso de la EM, ha habido un impulso detrás de su uso a medida que se vuelve legal en más estados. La Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple apoya el uso de marihuana medicinal en los estados donde es legal. Sin embargo, es importante tener en cuenta que a veces existen efectos secundarios psicológicos asociados con el uso de marihuana en personas con EM, como deterioro cognitivo, y el uso de marihuana también se ha asociado con el desarrollo de depresión, ansiedad y esquizofrenia (Suryadevara et al., 2017). Hable con su médico sobre las ventajas y desventajas del consumo de marihuana según sus necesidades de salud.

Investigación nueva y prometedora sobre la esclerosis múltiple

Estudios recientes han investigado el origen virológico de la EM, así como cómo los canales de calcio y triptófano pueden desempeñar un papel en el desarrollo de la EM. En cuanto a los tratamientos, una nueva investigación sugiere que las hormonas tiroideas, la terapia génica y la terapia con estrógenos podrían ser buenas opciones.

¿Cómo evalúa los estudios clínicos e identifica resultados prometedores?

Los resultados de los estudios clínicos se describen a lo largo de este artículo y es posible que se pregunte qué tratamientos vale la pena discutir con su médico. Cuando un beneficio particular se describe en solo uno o dos estudios, considérelo de posible interés o quizás valga la pena discutirlo, pero definitivamente no es concluyente. La repetición es la forma en que la comunidad científica se controla a sí misma y verifica que un tratamiento en particular es valioso. Cuando varios investigadores pueden reproducir los beneficios, es más probable que sean reales y significativos. Hemos tratado de centrarnos en artículos de revisión y metanálisis que tienen en cuenta todos los resultados disponibles; es más probable que nos den una evaluación completa de un tema en particular. Por supuesto, puede haber fallas en la investigación, y si por casualidad todos los estudios clínicos sobre una terapia en particular tienen fallas, por ejemplo, con una aleatorización insuficiente o sin un grupo de control, entonces las revisiones y los metanálisis basados ​​en estos estudios tendrán fallas. . Pero, en general, es una señal convincente cuando los resultados de la investigación se pueden repetir.

Orígenes virales de la EM

Una hipótesis sobre el desarrollo de la EM es que es causada por virus que están escritos en nuestro ADN y se transmiten de generación en generación. Estos se denominan retrovirus endógenos humanos (HERV). Y un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Düsseldorf sugiere que los HERV pueden reactivarse por exposiciones ambientales, desencadenando un ataque inmunológico como la desmielinización en el caso de la EM (Gruchot, Kremer y Küry, 2019). Si bien esta investigación aún es preliminar, existe evidencia epidemiológica sólida que respalda el vínculo entre las infecciones virales y el desarrollo de la EM, y es de esperar que los nuevos desarrollos en este campo nos ayuden a comprender mejor los orígenes de la EM y cómo podemos tratarla mejor.

Canales de calcio

La principal característica de la EM es la destrucción de la vaina protectora de mielina que recubre las fibras nerviosas. Una nueva investigación de la Universidad de Buffalo sugiere que los canales de calcio pueden ser importantes para la producción de esta vaina de mielina: un gran avance en términos de comprensión de cómo prevenir y tratar la EM, que históricamente ha sido difícil de alcanzar para los científicos. El equipo descubrió que cuando eliminaron los canales de calcio de las células productoras de mielina en ratones, sus vainas de mielina no se desarrollaron correctamente (Cheli et al., 2016). Aunque aún es preliminar, este estudio puede señalar una intervención celular que protege la vaina de mielina en personas con EM. Y ya existen en el mercado varios fármacos para los canales de calcio que se conocen bien y que podrían adaptarse para su uso en pacientes con EM.

Triptófano

El triptófano es un aminoácido que se sabe que se encuentra en el pavo. Si bien la historia de que te da sueño probablemente no sea cierta, los estudios han demostrado que la ingesta dietética de triptófano puede afectar la memoria y la cognición (Lieben et al., 2018 Sambeth et al., 2009). Varios estudios han conectado el metabolismo del triptófano (en particular, la vía de la quinurenina) y los trastornos neurodegenerativos, como la EM. Si bien esta investigación aún es muy preliminar, los investigadores creen que las vías de triptófano desreguladas pueden estar involucradas con la desmielinización que es característica de la EM (Watzlawik et al., 2016).

En un estudio particularmente interesante publicado en 2018, los investigadores del Brigham and Women's Hospital descubrieron que cuando los microbios intestinales descomponen el triptófano, pueden verse afectadas células particulares del sistema nervioso llamadas microglia y astrocitos, y que esto podría alterar la inflamación en el cerebro (Rothhammer et al. al., 2018). Sin embargo, se necesita mucha más investigación en esta área para dilucidar exactamente qué es lo que funciona aquí.

Reparación de la vaina de mielina con hormonas tiroideas

Para curar la EM, es probable que los científicos necesiten descubrir una forma de evitar que se dañe la vaina de mielina o encontrar una forma de hacer que la mielina vuelva a crecer después de que el daño ya haya ocurrido. Se ha demostrado que las hormonas tiroideas regeneran la mielina, pero tienen efectos secundarios sustanciales, por lo que aún no se ha desarrollado ningún fármaco para regenerar la mielina. Pero los investigadores de la Oregon Health & Science University pueden estar acercándose, según un estudio que publicaron en 2019. Los investigadores trataron ratones con sobetirome, una molécula sintética que imita a la hormona tiroidea T3, y con un análogo que se dirige al sistema nervioso central. Los ratones tratados con estos medicamentos tuvieron remielinización significativa de sus fibras nerviosas y mostraron una recuperación casi completa (Hartley et al., 2019). El siguiente paso es probar sobetirome en poblaciones humanas en ensayos clínicos para ver si los resultados pueden generalizarse de ratones a humanos.

Terapia de genes

Un estudio de la Universidad de Florida en 2017 mostró que un tipo particular de terapia genética podía curar la esclerosis múltiple en ratones. Los investigadores inyectaron un virus adenoasociado (AAV), un virus pequeño e inofensivo, en ratones para entregar un gen que codifica al hígado una proteína de la vaina de mielina. En respuesta, el sistema inmunológico de los ratones dejó de ver esta proteína como algo contra lo que montar un ataque inmunológico. Los ratones produjeron células inmunitarias T que ayudaron a contrarrestar el proceso autoinmune y esencialmente impidieron que el cuerpo atacara la vaina de mielina. Los investigadores encontraron que esta terapia no solo protegía a los ratones de desarrollar EM, sino que cuando se administraba a ratones que tenían EM, su enfermedad desaparecía (Keeler et al., 2018). Ahora bien, esta terapia debe superar la prueba de los ensayos clínicos para demostrar que de hecho funciona cuando se administra a personas con EM.

Terapia de estrógenos

Varios estudios preclínicos han demostrado que el estrógeno puede aliviar los síntomas y la inflamación de la EM, pero a menudo conlleva una amplia gama de efectos secundarios, como un mayor riesgo de cáncer y problemas cardíacos. Gracias a un estudio publicado en 2019 por investigadores de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign, estos efectos secundarios pueden evitarse en el futuro: una nueva forma del fármaco cloroindazol (IndCl) actúa sobre receptores de estrógeno específicos sin los problemas asociados con el corazón y el cáncer. Los investigadores encontraron que IndCl era capaz de remielinizar las vainas de mielina destruidas en las fibras nerviosas y reducir la inflamación en el sistema nervioso central de ratones con esclerosis múltiple (Karim et al., 2019). Los resultados encontrados en ratones no siempre se generalizan a los humanos, por lo que esperaremos para ver los resultados de los ensayos clínicos.

Ensayos clínicos para la esclerosis múltiple

Los ensayos clínicos son estudios de investigación destinados a evaluar una intervención médica, quirúrgica o conductual. Se hacen para que los investigadores puedan estudiar un tratamiento en particular que quizás no tenga muchos datos sobre su seguridad o efectividad todavía. Si está considerando inscribirse en un ensayo clínico, es importante tener en cuenta que si lo colocan en el grupo de placebo, no tendrá acceso al tratamiento que se está estudiando. También es bueno comprender la fase del ensayo clínico: la fase 1 es la primera vez que la mayoría de los medicamentos se usarán en humanos, por lo que se trata de encontrar una dosis segura. Si el medicamento supera la prueba inicial, se puede usar en una prueba de fase 2 más grande para ver si funciona bien. Luego, se puede comparar con un tratamiento eficaz conocido en un ensayo de fase 3. Si la FDA aprueba el medicamento, pasará a un ensayo de fase 4. Los ensayos de fase 3 y fase 4 son los más propensos a incluir los tratamientos emergentes más eficaces y seguros.

¿Puede el estrógeno causar pérdida de peso?

En general, los ensayos clínicos pueden proporcionar información valiosa, pueden proporcionar beneficios para algunos sujetos pero tener resultados no deseados para otros. Hable con su médico sobre cualquier ensayo clínico que esté considerando.

¿Dónde se encuentran los estudios que están reclutando sujetos?

Puede encontrar estudios clínicos que estén reclutando sujetos en Clinicaltrials.gov, que es un sitio web administrado por la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. La base de datos consta de todos los estudios financiados con fondos públicos y privados que se están realizando en todo el mundo. Puede buscar una enfermedad o un medicamento o tratamiento específico que le interese y puede filtrar por país donde se realiza el estudio.

Dietas cetogénicas y ayuno intermitente

Algunos estudios preclínicos (en animales) han sugerido que el ayuno durante varios días y las dietas cetogénicas pueden mejorar los síntomas de la esclerosis múltiple, quizás al reducir la inflamación y detener los ataques autoinmunes y la desmielinización (Choi et al., 2016 Kim et al., 2012). Para probar estos hallazgos en personas, el profesor Paul Friedemann, MD, y su equipo en el Centro de Investigación Clínica NeuroCure de la Universidad Charité en Berlín están reclutando para un ensayo clínico . Quieren determinar si dieciocho meses de estas dietas pueden reducir las lesiones cerebrales en pacientes con EM. Un grupo de pacientes seguirá una dieta cetogénica. Otro grupo ayunará durante una semana cada seis meses. Todos los días que no estén ayunando completamente, este grupo ayunará intermitentemente al no comer durante catorce horas al día. El grupo de control seguirá una dieta vegetariana. El grupo de investigación está reclutando adultos con EM en su lugar de estudio en Berlín.

Quimioterapia para las recaídas

Tomas Olsson, MD, PhD, profesor de neurología en el Instituto Karolinska en Suecia, está estudiando un medicamento de quimioterapia llamado imatinib (Gleevec) para las recaídas de EM para determinar si es mejor que el estándar actual de atención: esteroides, como metilprednisolona. (Un estudio preclínico en 2014 sugirió que imatinib tenía efectos terapéuticos en ratones con EM). Los participantes recibirán 400 miligramos de imatinib dos veces al día durante catorce días o, si están en el grupo de control, un gramo de metilprednisolona al día durante tres días . Otros agentes de quimioterapia como cladribina también se están probando en ensayos clínicos para el tratamiento de la EM.

Entrenamiento en cinta de correr de realidad virtual

Arnon Karni, MD, en el Tel Aviv Sourasky Medical Center está reclutando adultos con EM de dos ubicaciones de estudio en Israel e Illinois para ver si Entrenamiento en cinta rodante de realidad virtual (VR) puede mejorar su velocidad al caminar, atención y habilidades cognitivas. Durante las seis semanas del estudio, los participantes caminarán en una cinta de correr tres veces por semana con un arnés de seguridad y un visor de realidad virtual que simulará los obstáculos en su camino. Los sujetos del grupo de control también recibirán entrenamiento en cinta rodante, pero sin VR para comparar.

Elezanumab

AbbVie, una compañía farmacéutica estadounidense, está probando un nuevo fármaco llamado elezanumab para ambos RRMS y PPMS en dos ensayos clínicos de fase 2 diferentes para determinar si mejora la actividad de la enfermedad. Los participantes se están reclutando en cincuenta lugares de estudio en los Estados Unidos. Por vía intravenosa, recibirán una dosis de elezanumab, una dosis más baja de elezanumab o un placebo. El elezanumab es un anticuerpo que actúa contra una molécula llamada RGMa, que se ha demostrado que es alta en pacientes con esclerosis múltiple. Esto es un problema porque RGMa inhibe el crecimiento y la mielinización del axón neural y previene la recuperación neuronal después de una inflamación o trauma.

Estimulación transcraneal de corriente continua (tDCS)

Leigh Carbet, PhD, neuropsicóloga clínica en NYU Langone Health, está dirigiendo un estudio piloto para determinar si estimulación transcraneal de corriente continua (tDCS) puede mejorar la función motora fina en personas con EM progresiva. Estudios anteriores han demostrado que la tDCS puede tener beneficios para las personas con EM, como reducir la fatiga, pero se necesitan estudios más amplios. En este estudio, el tratamiento se administrará de forma remota, lo que permitirá a los participantes una mayor flexibilidad para acceder a la atención. Un técnico capacitado hará una videollamada a los sujetos, indicándoles cómo configurar el dispositivo y dónde colocar los electrodos, que enviarán corriente eléctrica a través de diferentes regiones del cerebro para excitar las neuronas. Los sujetos recibirán estimulación tDCS veinte veces en sesiones de veinte minutos durante el transcurso del estudio, seguido de una evaluación de prueba de agarre, donde agarrarán un dispositivo que mide la función de su mano.

Recursos

  1. • Los Alianza de cuidadores familiares proporciona recursos educativos y de apoyo para los cuidadores.

  2. • Los Sociedad Nacional de EM ofrece recursos, programas y servicios para personas con EM.

  3. • Los Asociación de Esclerosis Múltiple de América es una organización sin fines de lucro que ofrece una línea de ayuda, una aplicación móvil y recursos para personas con EM y sus seres queridos.

  4. Por encima de MS proporciona recursos para vivir con EM y para encontrar tratamiento, y ha creado la serie de videos She Talks MS con mujeres con EM y neurólogos que discuten temas importantes en el campo.

  5. MultipleSclerosis.net es una comunidad en línea de personas con EM.

  6. Caminar MS es una organización benéfica dirigida por la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple para recaudar fondos para la investigación de la EM.


REFERENCIAS

Ascherio, A. y Munger, K. (2016). Epidemiología de la esclerosis múltiple: de los factores de riesgo a la prevención: una actualización. Seminarios en neurología, 36 (02), 103-114.

Bagur, M. J., Murcia, M. A., Jiménez-Monreal, A. M., Tur, J. A., Bibiloni, M. M., Alonso, G. L., & Martínez-Tomé, M. (2017). Influencia de la dieta en la esclerosis múltiple: una revisión sistemática. Advances in Nutrition, 8 (3), 463–472.

Becker, H., Stuifbergen, A. K., Schnyer, R. N., Morrison, J. D. y Henneghan, A. (2017). Integración de la acupuntura en una intervención de bienestar para mujeres con esclerosis múltiple: un estudio de viabilidad. Revista de enfermería holística, 35 (1), 86–96.

Bjørnevik, K., Chitnis, T., Ascherio, A. y Munger, K. L. (2017). Ácidos grasos poliinsaturados y riesgo de esclerosis múltiple. Esclerosis múltiple (Houndmills, Basingstoke, Inglaterra), 23 (14), 1830-1838.

Bredholt, M. y Frederiksen, J. L. (2016). Zinc en la esclerosis múltiple. ASN NEURO, 8 (3).

Bueno, I. C., Ramos-Campo, D. J., y Rubio-Arias, J. A. (2018). Efectos del entrenamiento con vibraciones de cuerpo entero en pacientes con esclerosis múltiple: una revisión sistemática. Neurología (English Edition), 33 (8), 534–548.

Byrnes, V., Afdhal, N., Challies, T. y Greenstein, P. E. (2006). Lesión hepática inducida por fármacos secundaria a interferón-beta (IFN-β) en la esclerosis múltiple. Annals of Hepatology, 5 (1), 56–59.

Cheli, V. T., González, D. A. S., Lama, T. N., Spreuer, V., Handley, V., Murphy, G. G. y Paez, P. M. (2016). La eliminación condicional del canal de calcio de tipo L Cav1.2 en células progenitoras de oligodendrocitos afecta la mielinización posnatal en ratones. Revista de neurociencia, 36 (42), 10853–10869.

Cho, I.-H. (2012). Efectos del Panax ginseng en enfermedades neurodegenerativas. Journal of Ginseng Research, 36 (4), 342–353.

Choi, I. Y., Piccio, L., Childress, P., Bollman, B., Ghosh, A., Brandhorst, S.,… Longo, V. D. (2016). La dieta que imita el ayuno promueve la regeneración y reduce la autoinmunidad y los síntomas de la esclerosis múltiple. Cell Reports, 15 (10), 2136-2146.

Corey-Bloom, J., Wolfson, T., Gamst, A., Jin, S., Marcotte, T. D., Bentley, H. y Gouaux, B. (2012). Cannabis fumado para la espasticidad en la esclerosis múltiple: un ensayo aleatorizado controlado con placebo. CMAJ: Revista de la Asociación Médica Canadiense, 184 (10), 1143-1150.

Cramer, H., Lauche, R., Azizi, H., Dobos, G. y Langhorst, J. (2014). Yoga para la esclerosis múltiple: revisión sistemática y metaanálisis. PLoS ONE, 9 (11).

Criado, M. B., Santos, M. J., Machado, J., Gonçalves, A. M. y Greten, H. J. (2017). Efectos de la acupuntura en la marcha de pacientes con esclerosis múltiple. The Journal of Alternative and Complementary Medicine, 23 (11), 852–857.

Degelman, M. L. y Herman, K. M. (2017). Tabaquismo y esclerosis múltiple: revisión sistemática y metanálisis que utiliza los criterios de causalidad de Bradford Hill. Esclerosis múltiple y trastornos relacionados, 17, 207–216.

Döring, A., Pfueller, C. F., Paul, F. y Dörr, J. (2011). Ejercicio en la esclerosis múltiple: un componente integral del manejo de enfermedades. The EPMA Journal, 3 (1), 2.

Etemadifar, M., Sayahi, F., Abtahi, S.-H., Shemshaki, H., Dorooshi, G.-A., Goodarzi, M.,… Fereidan-Esfahani, M. (2013). Ginseng en el tratamiento de la fatiga en la esclerosis múltiple: un estudio piloto aleatorizado, controlado con placebo y doble ciego. Revista Internacional de Neurociencia, 123 (7), 480–486.

Ghaiad, H. R., Nooh, M. M., El-Sawalhi, M. M. y Shaheen, A. A. (2017). El resveratrol promueve la remielinización en el modelo cuprizona de esclerosis múltiple: estudio bioquímico e histológico. Neurobiología molecular, 54 (5), 3219–3229.

Gilgun-Sherki, Y., Melamed, E. y Offen, D. (2004). El papel del estrés oxidativo en la patogenia de la esclerosis múltiple: la necesidad de una terapia antioxidante eficaz. Revista de Neurología, 251 (3), 261-268.

Gruchot, J., Kremer, D. y Küry, P. (2019). Respuestas de las células neurales tras la exposición a retrovirus endógenos humanos. Fronteras en genética, 10.

Hartley, M. D., Banerji, T., Tagge, I. J., Kirkemo, L. L., Chaudhary, P., Calkins, E.,… Scanlan, T. S. (2019). Reparación de la mielina estimulada por la acción de la hormona tiroidea selectiva del SNC. Perspectiva de la JCI, 4 (8).

Johnson, S. K., Diamond, B. J., Rausch, S., Kaufman, M., Shiflett, S. C. y Graves, L. (2006). El efecto del Ginkgo Biloba en las medidas funcionales en la esclerosis múltiple: un ensayo piloto controlado aleatorio. EXPLORE, 2 (1), 19-24.

Karim, H., Kim, S. H., Lauderdale, K., Lapato, A. S., Atkinson, K., Yasui, N.,… Tiwari-Woodruff, S. K. (2019). Los análogos del cloroindazol del ligando ERβ ejercen efectos inmunomoduladores y remielinizantes en un modelo de ratón de esclerosis múltiple. Informes científicos, 9 (1).

Keeler, G. D., Kumar, S., Palaschak, B., Silverberg, E. L., Markusic, D. M., Jones, N. T. y Hoffman, B. E. (2018). Tregs específicos de antígeno inducidos por terapia génica inhiben la neuroinflamación y la enfermedad inversa en un modelo de ratón de esclerosis múltiple. Terapia molecular, 26 (1), 173-183.

Kim, D. Y., Hao, J., Liu, R., Turner, G., Shi, F.-D. y Rho, J. M. (2012). Disfunción de la memoria mediada por inflamación y efectos de una dieta cetogénica en un modelo murino de esclerosis múltiple. PLoS ONE, 7 (5).

Kubicka-Baczyk, K., Labuz-Roszak, B., Pierzchala, K., Adamczyk-Sowa, M. y Machowska-Majchrzak, A. (2015). Metabolismo calcio-fosfato en pacientes con esclerosis múltiple. Revista de investigación endocrinológica, 38 (6), 635–642.

Lovera, J., Bagert, B., Smoot, K., Morris, C. D., Frank, R., Bogardus, K.,… Bourdette, D. (2007). Ginkgo biloba para la mejora del rendimiento cognitivo en la esclerosis múltiple: un ensayo aleatorizado controlado con placebo. Revista de esclerosis múltiple, 13 (3), 376–385.

Lovera, J. F., Kim, E., Heriza, E., Fitzpatrick, M., Hunziker, J., Turner, A. P.,… Bourdette, D. (2012). Ginkgo biloba no mejora la función cognitiva en la EM. Neurología, 79 (12), 1278-1284.

Mayo Clinic. (2019). Diagnóstico y tratamiento de la esclerosis múltiple. Consultado el 23 de julio de 2019.

Miller, L., McFadyen, A., Lord, A. C., Hunter, R., Paul, L., Rafferty, D.,… Mattison, P. (2017). Estimulación eléctrica funcional para la caída del pie en la esclerosis múltiple: una revisión sistemática y un metaanálisis del efecto sobre la velocidad de la marcha. Archivos de Medicina Física y Rehabilitación, 98 (7), 1435–1452.

Mojaverrostami, S., Bojnordi, M. N., Ghasemi-Kasman, M., Ebrahimzadeh, M. A. y Hamidabadi, H. G. (2018). Una revisión de la terapia a base de hierbas en la esclerosis múltiple. Boletín farmacéutico avanzado, 8 (4), 575–590.

Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple. (Dakota del Norte.). Estimulación eléctrica funcional (FES). Obtenido el 3 de septiembre de 2019 del sitio web de la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple.

NIH. (2019a). Oficina de Suplementos Dietéticos — Ácidos Grasos Omega-3. Consultado el 8 de agosto de 2019.

NIH. (2019b). Oficina de Suplementos Dietéticos — Vitamina B12. Consultado el 11 de septiembre de 2019.

Patten, S. B., Marrie, R. A. y Carta, M. G. (2017). Depresión en la esclerosis múltiple. Revista Internacional de Psiquiatría, 29 (5), 463–472.

Pierrot-Deseilligny, C. y Souberbielle, J.-C. (2017). Vitamina D y esclerosis múltiple: una actualización. Esclerosis múltiple y trastornos relacionados, 14, 35–45.

Plemel, J. R., Juzwik, C. A., Benson, C. A., Monks, M., Harris, C. y Ploughman, M. (2015). Terapias antioxidantes de venta libre para su uso en la esclerosis múltiple: una revisión sistemática. Revista de esclerosis múltiple, 21 (12), 1485-1495.

Rothhammer, V., Borucki, D. M., Tjon, E. C., Takenaka, M. C., Chao, C.-C., Fabregat, A. A.,… Quintana, F. J. (2018). Control microglial de astrocitos en respuesta a metabolitos microbianos. Nature, 557 (7707), 724–728.

Sanadgol, N., Zahedani, S. S., Sharifzadeh, M., Khalseh, R., Barbari, G. R. y Abdollahi, M. (2017). Actualizaciones recientes en compuestos naturales imperativos para la función saludable del cerebro y los nervios: una revisión sistemática de las implicaciones de la esclerosis múltiple. Objetivos de drogas actuales, 18 (13).

Socha, K., Kochanowicz, J., Karpińska, E., Soroczyńska, J., Jakoniuk, M., Mariak, Z. y Borawska, M. H. (2014). Hábitos dietéticos y selenio, glutatión peroxidasa y estado antioxidante total en el suero de pacientes con esclerosis múltiple remitente-recurrente. Revista de nutrición, 13, 62.

España, R., Powers, K., Murchison, C., Heriza, E., Winges, K., Yadav, V.,… Bourdette, D. (2017). Ácido lipoico en la EM secundaria progresiva: un ensayo piloto controlado aleatorio. Neurología - Neuroinmunología Neuroinflamación, 4 (5), e374.

Suryadevara, U., Bruijnzeel, D. M., Nuthi, M., Jagnarine, D. A., Tandon, R. y Bruijnzeel, A. W. (2017). Pros y contras del consumo de cannabis medicinal por personas con trastornos cerebrales crónicos. Neurofarmacología actual, 15 (6), 800–814.

Wade, D. T., Collin, C., Stott, C. y Duncombe, P. (2010). Metaanálisis de la eficacia y seguridad de Sativex (nabiximols) sobre la espasticidad en personas con esclerosis múltiple. Revista de esclerosis múltiple, 16 (6), 707–714.

Watzlawik, J. O., Wootla, B. y Rodríguez, M. (2016). Catabolitos de triptófano y su impacto en la progresión de la esclerosis múltiple. Diseño farmacéutico actual, 22 (8), 1049–1059.

Descargo de responsabilidad

Este artículo es solo para fines informativos, incluso si y en la medida en que presenta el consejo de médicos y profesionales médicos. Este artículo no es, ni pretende ser, un sustituto del asesoramiento, diagnóstico o tratamiento médico profesional y nunca se debe confiar en él para obtener un consejo médico específico. La información y los consejos de este artículo se basan en investigaciones publicadas en revistas revisadas por pares, en prácticas de la medicina tradicional y en recomendaciones hechas por profesionales de la salud, los Institutos Nacionales de Salud, los Centros para el Control de Enfermedades y otras organizaciones científicas médicas establecidas. esto no representa necesariamente las opiniones de goop.